( 35g-HHBTM, 2004 )

Así como el pop sueco se ha hecho un hueco en las discotecas de medio mundo, Abba y Club 8 mediante, Noruega y Finlandia parecen, en muchas ocasiones, desiertos para el oyente menos explorador. Sin embargo, tanto en la escena electrónica como en la pop-rock, ambos países demuestran buenas maneras y exportan propuestas, como mínimo, interesantes. Trondheim (Noruega) puede no sonar en absoluto pero ya hace años que se añadió a la capital, Oslo, y a Bergen, como núcleo donde hallar buena música y criadero del indie pop más variado, capaz de coquetear con la experimentación -los grupos del ¿desaparecido? sello local, MykeDroner, pueden ser un ejemplo- con resultados excitantes.

Desde allí debutan en largo AQPOP , un quinteto que tampoco se ciñe estrictamente a las coordenadas indie pop sino que lo adornan con una clara influencia sixties, entre el rock y la psicodelia de la época, que les hacen aptos tanto para los fans más poperos como para los lectores del Ruta 66.

El periplo del grupo que lideran Thor Jorgen Holm y Karl Mortern Dahl se inició con el nuevo siglo y ha estado marcado por los cambios de denominación al tiempo que publicaban tres siete pulgadas y aparecían en recopilatorios junto a estrellas como Thurston Moore. De ser Chime Poppers y Aquarium Poppers y convivir un tiempo con esos dos nombres decidieron unir esfuerzos y, con la colaboración con los Dipsomaniacs -las más trascendentes estrellas locales- como punto de inflexión, surgió esta formación definitiva.

“Have it”, el primer tema, es una inmejorable tarjeta de presentación en la que la sensibilidad de los Radiohead de “The bends” se aparece a la herencia Elephant 6 de la banda. Un hermanamiento de pequeños detalles, múltiples variaciones y millones de sonidos, que si bien en los siguientes pasos del disco alcanzarán algún momento de dispersión excesiva, supone todo un golpe de frescura y de entretenimiento. Para diversión, la excelente instrumental “Radio 60” de la que el título lo dice todo; una locura vibrante con el órgano como protagonista principal. La épica también se cuela en momentos con resultados desiguales pero siempre por encima del aprobado. Para entendernos, nunca llegan a caer tan bajo como Muse (con un toque heavy, “Screen” y “Relate that something” colarían en la banda de Matt Bellamy y, además, serían sus mejores singles), pero su pasión efectista puede sobrecargar en algunos instantes. Aunque para rebajar tensiones aparece en un par de canciones la dulce voz de Jade Hasselgard, al más puro estilo indie americano con chica al frente.

Al rematar las once paradas de “Beautifully Smart”, publicado por 35g en Noruega y por Happy Happy Birthday To Me en Estados Unidos –sello que también ha sacado allí los discos de Carrots-, reaparece una nueva toma más folky de “Have it” que hace pensar en que la cuestión es tener o no tener. AQPOP tienen lo que hay que tener.

FERNANDO CAMPELO (enero, 2005)