( Elefant, 2002)

Vecinos de BELLE AND SEBASTIAN tanto en lo geográfico ( también vienen de Glasgow) como en lo musical (sí, facturan "ese" pop) e incluso en lo sentimental ( Tracyanne, la cantante y principal compositora del grupo, es novia de Stuart Murdoch, el líder de B&S), CAMERA OBSCURA y su disco de debut, este precioso "Biggest bluest hi-Fi", están destinados a la gloria entre aquellos fans del pop a los que discos como "If you feeling sinister" o "The boy with the arab strab" les hayan cambiado la vida. Eso mismo, que puede ser su mayor virtud, también puede convertirse en su mayor defecto. En efecto, no faltan quienes les reprochan la excesiva similitud entre la plantilla original perfilada disco a disco por B&S y el esmerado ejercicio de calco ofrecido por este sexteto escocés. Aquí hay todo eso que ha convertido a B&S en el más grande grupo de pop de la década: Love, Burt Bacharach, la Tamla-Motown , Sarah Records, los Go-Beetweens,... la predilección por el pop de trazo fino y delicado, las bases acústicas, los deliciosos juegos de voces, el gusto por las orquestaciones de ensueño, las letras con continuas referencias a la adolescencia a medio camino entre el sentimentalismo y la ironía, las selectas referencias cinematográficas ( fíjense en el cuadro de "Belle de jour" que cuelga en la habitación de la portada) y, para terminar de redondearlo, el propio Stuart Murdoch colabora en los arreglos de cuerda y produce "Eighties fan". Eso sí, ejecutado de manera magistral, con canciones tan emocionantes como "Shine like a new pin", la irónica "Anti western song", "Swiming pool" o "Eighties fan"(su exitoso single previo con un irresistible sabor a Phil Spector y uno de los temas de la temporada) canciones, todas ellas, con las que no es necesario recurrir al típico y tópico "en el pop todo está inventado" para encontrar una justificación intelectual a su disfrute, si no que emocionalmente se valen por si mismas para obviar cualquier parecido. En eso CAMERA OBSCURA son a BELLE AND SEBASTIAN, lo que VITESSE a los MAGNETIC FIELDS, es decir, discípulos aventajados y respetuosos de un sonido, que una vez conocido se torna irresistible y del que cuesta lo indecible (si es que existe esa intención) soltar amarras. Ellos lo funden con la melancolía de los SUNDAYS (la similitud de las voces de Tracyanne y Harriet Wheler es más que evidente) y se ladean más hacia la fantasía pop que al poso velvetiano que inundaba los primeros trabajos de la banda de Stuart, Isobell, Steve & cia ( a excepción de la intro de "Double feature" donde parece que la mismísima Moe Tucker se haya unido al grupo), dando lugar a un disco, insisto, precioso al que un servidor últimamente recurre de continuo y que supone un nuevo motivo para felicitar a los responsables del sello Elefant, en su más que apreciable labor de licenciar para España ( con dos temas extras en nuestra edición repescados del single "Eighties fan")el mejor pop independiente que se crea más allá de nuestras fronteras. El futuro dirá si irán mas allá, imprimiéndole mayor personalidad a su sonido, o permanecerán a perpetuidad en este delicioso jardín de los sueños. Por cierto, no dejeis de escuchar, "Arrangements of shapes and space", el soberbio instrumental que cierra el disco y que finaliza sorprendentemente con unas maneras que pueden recordar incluso a ¡Mogwai!. ¡Estos escoceses!.

JAVIER BECERRA