(Acuarela, 2002)

Junto a "Forever Changes" (LOVE) , "Pet Sounds" (BEACH BOYS) y "Revolver" (THE BEATLES), considerados algunos de los discos más recurrentes y visitados por el pop independiente contemporaneo, no estaría mal incluir en tal selecto grupo el decisivo "Nothorius byrd brothers" de los BYRDS, disco curiosamente poco citado tanto por los grupos como por la crítica ( y eso que, sin ir mas lejos, el "Loveless" de MY BLOODY VALENTINE le debe parte de su vida). En los británicos THE CLIENTELE se puede encontrar uno de esos claros ejemplos en los que se constata que, tanto el tratamiento de las texturas sonoras como el excelso catálogo de melodías allí expuesto, sigue alumbrando a sus hijos (o, mejor dicho, nietos) en las generaciones actuales. Este exclusivo ep para Acuarela incluye 5 cortes que continúan los parámetros ya conocidos por el lp "Suburbian light": pop lánguido de voces brumosas, empapado de psicodelia y una afable sensación de calidez . A ese patrón responden el titular, "Emptily trough holloway" y "Kevin parade", tres preciosos temas que agradarán a los amantes de ese sonido crepuscular, acuoso y de gusto añejo. "Boring postcard", una anécdota que parece fundir el ruido de una estación de tren con el sonido del mar, y el bello instrumental "Lost orders", completan este recomendable fetiche de selecto indie-pop, que se debería colocar muy cerca del "Airline ep" de los FOR STARS editado por el mismo sello y que me obliga a solicitar un ruego a sus responsables: ¿Para cuando un club del ep?

JAVIER BECERRA