(Pop art, 2003)

Sería muy típico decir que THE CROONER son un grupo perfecto para una soireè cocktail en cualquier buahardilla poppy de nuestras ciudades. Escuchar su easy pop repleto de bossa degustando unos crepes de nata y tofe puede ser una experiencia demasiado empalagosa. De todas maneras, y dejándonos de clichés, su música es muy agradable. Una combinación entre las melodias del mágico Andre Popp, la bossanova más trillada, algo del soft pop inglés de los 80 y unas pizcas de chill-house.

"Soft scape" es una colección de canciones para escapar volando con la imaginación a una playa o al lugar de descanso que cada uno entienda como su pequeño paraíso. Con ligeros toques electrónicos que los emparentan de lejos con U.F.O. o incluso con los Future Bible Heroes en las primeras canciones del disco ("Headphone romance","Concorde baby","Whatever happened to Claudine Longet?","Boatride"), canciones ligeras pero muy bien resueltas y que nos hacen pensar en un mercado japones envidiable para este grupo griego.

Hasta que llega "Holiday", la canción del disco y con un toque europop, con muchos más beats y muy divertida y bailable. Una canción que sería perfecta como preambulo al "Cerca de shibuya" de La casa azul en una sesión indie pop repleta de hits bailables. Por supuesto al estar cantada en inglés remite de manera más cercana a esas canciones que milkyway graba para Annika records("Shine","Julie","Groovy people") o a los chicos de Pizzicato five o Saint Etienne.

Sólo es a partir de la novena canción "Dreamy Jimmy" cuando sale a relucir un tipo de house-chill Bershka que puede gustar más o menos a los pladares más pop, pero que gana cada tras escucha, pasando de sentirte en una de esas tiendas "faxion" de cualquier ciudad a envolverte en ese ambiente soleado y ensoñador que tanto parece gustarle a los chicos de Crooner.

THE CROONER nos invitan a este viaje en clase alta desde el sello griego Pop art records. Un sello pequeñito pero con referencias muy interesantes. Rebuscad por su catalogo y no os defraudarán.

GUILLERMO ARIAS