(Labels - Green ufos, 2004)

Se separan GYBE! y también PROGRAMME. Los PIXIES se comportan como los ROLLING STONES y aquí todo dios traga sin rechistar. Nuestro conselleiro nos monta un parque jurásico a cuenta del Xacobeo y PJ HARVEY saca el peor disco de toda su carrera. Se supone que el mejor grupo de rock del momento es WILCO, a MORRISSEY no se le hace ni puto caso en dos décadas y ahora, poco menos que su disco es el acontecimiento del año. Dicen que el de THE CURE también lo será. BRIAN WILSON, DAVID BOWIE, KRAFTWERK y ARTHUR LEE son (probablemente con bastante justicia) la cabeza de cartel del FIB y cuando pincho me piden MUSE 5 veces cada noche como hace una década le pedían NIRVANA al pincha de turno. Por si fuera poco los fantasmas de RAMONCÏN, MIGUEL RÍOS y MIGUEL BOSË me acechan cada vez que enciendo la tele y, para colmo, mi tema favorito de la temporada, resulta que es la versión que ANTONIO VEGA ha hecho de un original ¡de AMARAL!. Una buena parte de mi mundo musical se resquebraja poco a poco y ahora va y EXPERIENCE hace de su particular “goes to MTV” el disparo definitivo para derrumbar mi moral completamente. Joder, vaya añito!

Decepción. Muchísima decepción. Eso es exactamente lo que sentí al escuchar la ramplona “Too much love” en aquel recopilatorio de Green Ufo´s incluido hace unos meses en RDL. Todavía no tenía en mis manos “Hémisphére Gauche” , el segundo trabajo de una banda que con su debut, el soberbio “Aujour´hui Maintenat” (a juicio de quien esto firma uno de los más demoledores y abrasivo tratados de rock independiente editados en la presente década), pero la cosa empezaba mal, muy mal. Quizá porque esperaba que se superasen en su segundo paso, quizá porque esperaba que cuando menos se mantuvieran los niveles de calidad su debut, pero lo cierto es que, pese a su atinada letra, mi reacción fue similar a la que hubiera tenido si me hubiera topado con uno de esos copiones sin personalidad succionando a EXPERIENCE con la misma nula pericia con la que tantos saquean el sube-baja de MOGWAI.

Pero no, eran ellos. Y la crítica flipa con el disco y el tema en concreto. ¿Qué ha pasado aquí?. “Too much love” viene a ser así como la versión MTV de EXPERIENCE, algo que también saco en claro tras la escucha de otros de sus supuestos hits del disco. Ahí está por derroteros similares la pasable “Drivin”, mezclando a SCREAMING TREES con NIRVANA, o la es-pan-to-sa “Somebody else but me” de la que casi prefiero ahorrarme las (horribles) comparativas que me trasmiten. Ambas tiran de fórmula, inglés total o eventual, tramposa producción explosiva y estribillos machacones, en una línea bastante más próxima a lo peor de RAGE AGAINST THE MACHINE que a SONIC YOUTH. Ambas tiran también por la borda mi opinión de esta banda que hace tres años con temas como “Aujourd´hui, maintenat” o “Essayer” habían conjugado la accesibilidad y la vanguardia de manera casi perfecta. ¿Pero qué DEMONIOS ha pasado aquí? .

Será cosa del inglés...pero sigo escuchando el disco y la sensación no desaparece en la lado francófono. “Resume de futurs episodes precedents”, “Hemisphere”, “Bienvenue” y, en general el grueso del disco, padece a mis oídos idéntico mal. Se suceden sin excitar, como una sombra de un pasado definitivamente mejor, con una producción plana y sin sutileza alguna, expulsando fuerza a granel como quien abre un grifo de noise-rock de garrafón que coquetea con el nu-metal de manera harto peligrosa. Muchas guitarras desquiciadas, mucho ritmo insólito, mucho apabullante bloque de sonido, mucha proclama con dicción hip-hopera, mucha mezcla insólita de géneros y mucha atmósfera de combate, pero yo no puedo evitar sentir que EXPERIENCE se han ahogado musicalmente dentro de si mismos, vulgarizándose a piñón fijo, y que este viaje no les ha llevado a ninguna parte, salvo que una futura lectura de sus letras (que en esta ocasión no las han traducido en green ufo´s y – I´m sorry- uno no sabe ni jota de francés) me revele otras visiones que por ahora soy incapaz de dar. Insisto ¿QUÉ ES LO QUE HA PASADO AQUÍ?. ¡Qué alguien me lo explique!. ¿Cómo es que un grupo tan apasionante ha derivado en algo tan prescindible comparado con su pasado?. ¿De verdad alguien cree que esto está a la altura de su anterior entrega y que –dicen- lo supera?. ¿Alguien me puede devolver el dinero?. ¿Me puedes acercar “Aujourd´hui, Maintenat”, que quiero escuchar algo que me emocione de verdad, me haga sentir vivo y me haga olvidar mi gran decepción de esta nefasta temporada, que espero que pase cuanto antes?.

Tiemblo solo de pensar qué saldrá del nuevo disco de LOS PLANETAS... Como esto siga así me desconecto , ya que si esto es lo mejor que puede dar de sí el rock en 2004, casi mejor me dedico a escuchar únicamente contrastadas series medias, que el catálogo de los BYRDS, ANTONIO VEGA o TALKING HEADS aún no lo he expoliado entero . Me ahorraría mucho dinero y, al menos, sé de antemano que no me la van a jugar.

JAVIER BECERRA (julio 2004)