(Action, 2003)

Como es habitual cada año desde dios sabe cuando THE FALL han publicado disco. “The Real New Fall LP.Formerly Country On The Click” es el título final de este nuevo trabajo que después de rondar por el Soulseek durante casi todo 2003 bajo el epígrafe de “Country On The Click” salió en diciembre en el Reino Unido con un título definitivo que es una chanza a lo que se mueve en ese submercadillo cibernético en el que tan de moda están THE FALL (quizá el grupo con más discos pirateados en la web en proporción a sus ventas en vinilo o CD).

Como con cada nuevo álbum de THE FALL, uno afronta la escucha del nuevo material esperando enfrentarse con las genialidades de un completo idioita o las idioteces de un genio de verdad, dependiendo del cristal con que se mire la creatividad de Mark E.Smith, personaje de difícil comprensión donde los haya. Esta vez, con “The Real New Fall LP”, uno sale extrañamente aliviado. Y es que Mark y sus acompañantes ( yo ya no tengo nada claro quienes son, por ahí ha pasado hasta su mujer y también ha salido más mal que bien) han hecho probablemente el disco más accesible de toda su carrera, con varios singles potenciales y equilibrado en su conjunto.

Parte de esta facilidad puede deberse a que el mandamás de la banda se haya dado cuenta de lo influyente que realmente ha sido en la música “alternativa” que se viene haciendo de un tiempo a esta parte, ya sea electroclash, los STROKES o INTERPOL. Como asumiendo un reto fácilmente superable, Mark se ha sacado de la manga una serie de variaciones sobre el mismo tema presente siempre en sus discos, cada una de ellas más o menos cercana a un palo u otro de la modernidad.

Abren con “Green-Eyed Loco Man”, o como deberían sonar GARBAGE o REPÚBLICA si fuesen realmente lo que se nos vendió que eran. Las piruetas electrónicas cuelan sin problemas y la canción se queda a la segunda escucha. “Mountain Energei” es puro swing á la Fall , siguiendo la marca de fábrica de álbumes como “Grotesque” o “Slates”. El primer single, “Theme From Sparta F.C.” deja en bragas por su descaro y savoir faire a la mayor parte de STROKES y HIVES de segunda división que vienen apareciendo en los últimos meses.

Con el cuarto tema, “Contraflow”, Mark. E Smith recuerda que él también estuvo allí cuando lo del post-punk y que THE RAPTURE pues están bien pero según con quien los compares. Le siguen otros dos grandes temas: “Last Commands Of Xyralotep” es una canción furiosa y movida, otro single en potencia. La curiosísima “Janet vs Jane vs Johnny” es quizá la gema oculta del disco, uno de esos extraños momentos donde la excentricidad de MR.Smith se combina con cierto toque de dulzura melancólica. A pesar de sonar bastante a cliché, los repetitivos arpegios ochenteros que guían aquí la poesía del líder de THE FALL dejan al disco en la cima justo cuando se llega a su ecuador.

Regresan THE FALL a su posición de partida con el séptimo tema de “The Real...”. “The Past” recuerda precisamente a su pasado más lejano, donde teclados esquizoides se combinaban con la ebriedad del vocalista y la violencia de la batería a la perfección. Después de este nuevo temazo toca “Boxoctosis”, cuyo riff se parece muy sospechosamente a esos dos temas tan pinchados de THE VINES y THE HIVES que a su vez tienen su mismo riff. Sólo que esta vez la canción es bastante más divertida y definitiva en su conjunto. “Ho(e)uston” es el momento bajo del disco, donde THE FALL se acercan a lo más pesado de su repertorio ochentero. La décima del lote, “Mike´s Love Xexagon” tampoco luce gran cosa. Es una mezcla entre el “100%” de SONIC YOUTH y los trucos más utilizados por Mark durante estos años. Algunas cosas cansan.

Menos mal que cierran con “Protein Protection” y “Recovery Kit”. En la primera los fagocitados son B.R.M.C., a través de una canción con verdadero espíritu.. Y en la segunda, última del disco, recuperan las líneas de bajo de los mejores SIMPLE MINDS y otros ritmos y riffs de los primeros ochenta para yuxtaponerlos sobre una base hipnótica, casi electro-clash en su propósito.

En resumen, que ya va siendo hora de escuchar un disco de THE FALL entero. Y esta es la mejor oportunidad que vamos a tener en tiempo. Casi seguro. Ni que decir tiene que debería ser uno de los discos del año. ¿Qué no, Mark?.

LUIS SOTO (abril 2004)