(Strange Ones, 2001)

El ser seguidor tantos años del pop español me hace desconfiar de los parabienes que adornan los grupos nacionales por parte de la prensa y otros fanzines. Comparaciones desproporcionadas tipo "los Smiths matarían por esa canción" y elogios hechos más por amistad que por devoción suelen dar como resultado que uno se gaste 2000 ptas en un sucedaneo de los grupos usados como referente, generalmente mal grabado, y que tras un par de escuchas queda archivado para siempre. De Fine! me habían comentado maravillas y decidí hacerme con este "Now that we´re alone", no sin cierto reparo, y -¡sorpresa!- me ha encantado, de verdad. En primer lugar, por que ni una sola de las 11 canciones que contiene este debut me hace fruncir el ceño. Luego por que se mueven en un terreno, el del pop dulce y melancólico, al que mi corazoncito tiene un gran aprecio. Y, en último lugar, por que este cd ha llegado a mi habitación casi simultanemente al nuevo disco de IVY y la relativa decepción que me supuso este hizo que Fine! se convirtieran en el mejor de los sustitutos posibles.

Fine! trasmiten ese mismo pop luminoso de aires retro encontrable en los primeros discos de los CARDIGANS y lo emparentan con la melancolía de los SUNDAYS y la frescura de los primeros discos de LA BUENA VIDA. Con esas coordenadas, canciones como las fantásticas "Fishing for birds" (en la que las dos voces se complementan a la perfección), "Philippe" (su lado mas Sundays) o "The ones that smoke are fool" hacen las delicias de mis oídos con su impronta suave y delicado, "Lazy life", en la que cuentan con la colaboración de Guille Milkyway (La Casa Azul) recordando a los Saint Etienne mas pirados por el euro-disco, me incitan a bailar sin parar y en "Dos semanas" me demuestran que su sonido también se defiende perfectamente en castellano (una opción que, según dicen, solo puntual y que a la vista de sus resultados deberían explotar mas) y el tema final, ese instrumental con unos arreglos deliciosos llamado "Dos semanas después", me deja con la miel en los labios ante la brevedad de este trabajo - apenas 35 minutos sin rellenos innecesarios, como en los tiempos del vinilo- y su facilidad para enamorar desde el primer momento. Dicen los responsables de Strange Ones que "Now that we´re alone es aquel disco que escuchas por primera vez a solas, justo antes de correr a contarle a los demás tu descubrimiento". En efecto, cada vez que alguien viene a mi casa no se va sin escuchar este disco. Y todos terminan luciendo esa sonrisa tonta de las ocasiones especiales.

Contacto: c/ Tortosa, 38 Terrassa 08227 Barcelona.
e-mail:
strangeones@espacio3.com.

JAVIER BECERRA