(Jabalina, 2002)

¡Quién lo diría hace a penas un lustro!. Me refiero a que algunos de los mejores momentos del último pop independiente tengan su origen en Galicia. Toda una década a golpe de estéril y plana reivindicación rock desde su sentido mas conservador en todas y cada una de sus sufridas épocas gloriosas, para que, de pronto, lleguen discos como "El artista adolescente" ( DAR FUL FUL) o "Todo sigue intacto" ( APEIRON) y nos hagan frotar los ojos, reajustar los latidos del corazón y darnos cuanta de que aquí hay grupos por los que perder la cabeza.

Que sí, que sí... Una nueva prueba de ello es este tercer trabajo de HUMANOID, el proyecto del lucense Arturo Vaquero, un disco que, por cierto, guarda más de una conexión con los dos grupos antes citados. En efecto, para "Romance" (el tema) recurre a la Voz de Belén Rodríguez de los ourensanos APEIRON, que con su frío y neutro recitado sobre los significados del beso ( "los besos son el eco del amor verdadero/ que crean romances, momentos sin tiempo" ) da paso a una suerte de tecno-vals enternecedor. Respecto a DAR FUL FUL ( Arturo fue parte fundamental como productor y arreglista en la gestación de esa joya eterna que es "El Artista adolescente", amén de su técnico de sonido en directo) , no solo queda su huella en el exquisito regalo de "Canción del extranjero siempre", co-escrita entre el escritor Enrique Vila-Matas y Xabi Font quien la interpreta con su característica oratoria grave y profunda, sino que el reflejo de su sonido ( ese tecno-pop que bebía igual de FAMILY o CARLOS BERLANGA , como de TEMBLING BLUE STARS o BRIAN) es tan evidente que mas de uno habla del "giro darfulfuliano" de HUMANOID.

El paseo de personajes ilustres del pop nacional, no se queda ahí. Así, por ejemplo, el disco lo abre la ensoñadora "Letter", una volátil melodía en la voz de Xesca Font de ALIAS GALOR. También nos encontramos con Irantzu Valencia ( LA BUENA VIDA) escribe e intrerpreta " Perdí la razón" entre un espléndido colchón de suavidad funk y pop orquestado, o Ricardo Rodríguez de HOLLY WATER que se encarga de impregnar de melancolía la ochentera "Pale Face". Son parte de las colaboraciones de renombre de un disco que pese a su atmósfera melancólica global desprende pequeños aires de felicidad, como una representación musical de la parte más intima del enamoramiento ( la cabeza en otro sitio, esa sensación de ligereza al caminar, la sonrisa que sorprende cuando menos te lo esperas...) o como bien dice en el reverso de la portada: "Estoy silbando, alguien que silba no puede estar excesivamente triste". Ahí está la placidez de "My room" o el soleado pasaje a lo Marvin Gaye de "Deep inside" haciendo de contrapeso en un trabajo variado, plural, que entre algún guiño cinematográfico ("La tortuga y el mar") y más de una curiosidad en su trayecto ( escuchen "Lost in New York"), incluye la mejor canción que Mecano jamás hayan llegado a componer : "Lunas". ¿Insulto?. No, todo lo contrario. ¿O es que pensabas que ese "Europa" de ASTRUD salió de la nada?.

JAVIER BECERRA