(Polydor, 1967)

No creo que hoy por hoy haya figura en el Rock más injustamente ignorada y menospreciada por la "modernidad" Pop que Jimi Hendrix. Hoy por hoy, resulta imposible encontrar a casi nadie que lo reivindique en la medida en la que se hace con otros muchos, casi todos de méritos indiscutiblemente menores a los suyos. Es más que probable que esto se deba a la saturación de su imagen, a su carácter de inevitable icono rock, de joven martir del rock´n´roll lifestyle, a su exuberante imagen de héroe de la guitarra, al abaratamiento de su obra con el exceso de material publicado post-mortem, o a su ascendiente sobre la estirpe maldita del heavy metal. Por todo esto, tal vez resulte casi imposible que ningún no iniciado se encuentre con ganas de descubrir la realidad del músico detrás del mito. Yo mismo he llegado a estar un poco harto de él, habiendo sido una de mis principales aficiones de adolescencia. Pero una de las misiones de esta sección es la de enmendar esta clase de injusticias. El enterramiento de Hendrix es una de las más singulares y vigentes.

En primer lugar porque sin duda su papel en el desarrollo del Rock tiene una magnitud incomparable. Hablando en plata, superior a la de unos STOOGES o unos MC5, por poner dos ejemplos más "respetados". Puede que hoy ser un intérprete virtuoso de un instrumento tan desacreditado y devaluado como la guitarra eléctrica suponga restar puntos más que sumarlos. Pero no olvidemos que las habilidades en este sentido de Hendrix han sido comparadas a las de Charlie Parker por gente que conoce la obra de ambos. Y las grabaciones en directo de Hendrix están lejos de transmitir la sensación de cierto acartonamiento que tienen las de CREAM, el otro power trio por excelencia de la época. Hendrix pocas veces incurrió en exhibicionismos gratuitos: simplemente iba demasiado sobrado.

Y si hablamos en esta ocasión de "Are You Experienced?", entonces sólo cabe decir que es un álbum de debut que (por futurista, rompedor, innovador, revolucionario, prematuramente magistral y variado) tal vez sólo admita comparación con el de la Velvet Underground. La trilogía de LP´s de estudio publicada por Hendrix en vida es una de las discografías más impecables que uno pueda encontrar, sustento más que sobrado para una leyenda que no necesita de tanta parafernalia extra -musical como la de Jim Morrison o Janis Joplin para justificarse.

La versión actualmente disponible del debut de Hendrix con la Experience es la mejor posible, pues recopila todos los singles que precedieron al álbum y respeta el programa del disco en su versión británica, que fue amputada y alterada en Estados Unidos para incluir los singles inéditos allí. Así se puede observar la evolución meteórica de Hendrix, que en cuestión de semanas va generando, en colaboración con Noel Redding al bajo y Mitch Mitchell a la batería, un sonido futurista y excéntrico, que lo dispara al estrellato y dinamita el concepto de lo que era el Rock´n´roll. Poco a poco el blues-rock más convencional y la vigencia del sonido de los WHO y los grandes power-trios de la época van dejando paso a una abierta influencia psicodélica, que una auténtica esponja musical como Hendrix absorbe inmediatamente, y que en sus manos se transmuta en algo radicalmente distinto. El eclecticismo, la anchura de miras, la imposible capacidad creativa anticipada con la imponente versión del tradicional "Hey Joe", con la telúrica fuerza de "Purple Haze", con la belleza cristalina de "The Wind Cries Mary", con las sensacionales caras B de estos singles (una de ellas nada menos que "Stone Free") y con unas actuaciones en directo que dejaron acomplejada a toda la aristocracia rockera londinense (con unos humillados Eric Clapton o Jeff Beck al frente) no fueron suficiente aviso como para evitar que el impacto final del álbum de debut, "Are You Experienced?", no representase menos que un seísmo demoledor, cuyas ondas expansivas aún se perciben.

En el disco se puede apreciar un cierta indefinición estilística, producto del carácter de borrosa foto fija que representa el álbum con respecto a un objeto en continuo y acelerado movimiento. Desde la pulsión salvajemente sexual de "Foxy Lady" se nos llevaba a comprobar el imposible y libre dinamismo de la Experience en "Manic Depression" en la que Mitchell transformaba el concepto de caos en la batería de Keith Moon en una versión mucho más sofisticada y rotunda, en un ejercicio de vertiginosa flexibilidad. Se recuperan las profundas raíces blues de Hendrix con "Red House", incursión que tal vez pudiera parecer redundante sino fuera por su precisión y pureza, comparable a la sus grandes maestros como Albert King o Albert Collins. "Can You See Me", "I Don't Live Today", "Fire" y "Remember" son piezas de Rock'n'Roll de una fiereza y virulencia como nadie conocía entonces.

Y tenemos finalmente los visionarios experimentos psicodélicos, que aún hoy sorprenden. "May This Be Love?" una balada lisérgica y hermosa hace un uso pionero de los canales de estéreo para crear un fluida sensación de placidez hasta la llegada del estribillo, puro soul. La increíble "Love Or Confussion" expresa toda su confusión emocional a través de una música que parece provenir de otro plano, con una guitarra capaz de asumir toda la tarea de creación de atmósferas que sea necesaria. "Third Stone From The Sun" con su inmortal melodía de guitarra posee una cinematográfica capacidad para trasladarnos por completo al extraño cuento de Ciencia - Ficción que nos relata. Y "Are You Experienced?" es una de las piezas psicodélicas más memorables y futuristas de la época: el ritmo es mantenido por el monótono tintineo de una única nota de piano y la percusión grabada a la inversa, dos insospechados "drones" sobre los que los que avanza con paso marcial la canción hasta la llegada de un increíble solo con el efecto a la inversa de Hendrix.

En definitiva es muy difícil tropezarse con discos así. Y con músicos cuya influencia sea tan constante e inevitable. Ecos de Hendrix inundan desde el debut de LED ZEPPELIN, hasta todas las guitarras (limpias o sucias, con o sin "wah-wah") de John Squire en el debut de los STONE ROSES, o el uso maestro del feed-back como un instrumento más, elemento que ha alimentado todo el avant -garde de los últimos cuarenta años. Alteró la forma de concebir la guitarra eléctrica, determinando sonidos tan dispersos como el funk de SLY & THE FAMILY STONE o PARLIAMENT/FUNKADELIC, al Detroit Rock de MC5 o los STOOGES o el grunge de NIRVANA. Y suena como un cañón, potente, nuevo e irreal treinta y cinco años después.

¿Qué más se puede pedir?.

ENRIQUE MARTINEZ