(Morr music, 2004)

Aunque sólo fuera por sus primeros dos minutos, “Faking The Books” ya valdría la pena. Un sampler de la voz de Valerie Trebeljahr, entrecortado e ininteligible, acompaña y se sincroniza con el pulso nervioso de los teclados. Entonces la voz al natural de Valerie, una de las más sensuales y delicadas del actual panorama pop, nos explica que “Hemos sido fabricados antes/ pero ahora intentamos forjarnos nosotros mismos” . E inmediatamente antes de que aparezcan unas delicadas guitarras acústicas que parecen un metrónomo, confiesa que: “Seré sincera algún día/ Pero por ahora falseo los libros/ Porque todo el mundo sabe/ Que esto no es el paraíso” . Tu corazón de fan Como ya digo, sólo por esos sublimes instantes, aquí habría suficiente.

Pero no es el caso. Hay mucho más. En su entrega más vigorosa hasta la fecha, repleta de nervio, con una utilización de la electrónica que parece querer explorar de nuevo sus posibilidades para asumir e interactuar con la dinámica de una banda moderna de rock, LALI PUNA parecen querer responder a la turbulencia del momento con un disco rotundo. Por eso, el segundo corte “Call 1-800-Fear” ya exhibe un estribillo en el que hay tanto de melodía como de estallido furioso. Y la recuperación de su single de hace un par de temporadas, el soberbio “Micronimic”, que contiene ecos del mejor Bowie de la trilogía berlinesa, lo termina de confirmar. Así, aunque no falten incursiones en la indietronica más íntima, como la conmovedora “Small Things” (ella misma un motivo para recordar las “cosas pequeñas”) o “Geography – 5” , y a pesar la brillantez ornamental de un sonido completamente moderno siga siendo una seña de identidad para LALI PUNA, en “Faking The Books” parece sugerirse una vía de escape para la indietronica radicalmente opuesta a la emprendida por múm en “Summer Make Good”. Si éstos se dejan seducir cada vez más por la abstracción y la quietud, en “Faking The Books” aparece el rotundo impulso del rock como estado de ánimo inconformista y furioso.

Atendiendo a las letras, politizadas como nunca antes en LALI PUNA, no debiera entonces sorprender el pulso nervioso y la oscuridad de cortes como “B-Movie” o “Left Handed”. Pero en todo momento las melodías marca de la casa hacen acto de presencia. Así me parece que pocas veces se haya hablado de la alienación de una manera tan emotiva y delicada como aquí, en la propia “Alienation” y en “Crawling By Numbers”, cuyas cuerdas finales son uno de los momentos más hermosos volcados a un disco en los últimos años. LALI PUNA han conseguido lo que poco saben hacer: evolucionar sin dejar ellos mismos, refrescarse sin traicionarse.

"Faking The Books” tal vez no sea un “gran” disco, porque sobre todo no parece pretenderlo. Ajeno a toda pretensión vacua, a cualquier otra intención que no implique ser “tan sólo” gran música enlazada con el momento en el que ha sido creada, (de ahí tal vez el homenaje de la portada a los sobrios diseños de Blue Note), “Faking The Books” llegará a tu colección para quedarse toda la vida. Un pequeño gran disco.

ENRIQUE MARTÍNEZ (julio 2004)