(Astro, 2002)

Había leído los parabienes que Jose Luis de MANTA RAY lanzaba sobre LANSBURY , según su criterio el mejor "nuevo grupo" de Asturias. Ya en la ¿maqueta? titulada "A strange way to say" para el recomendable fanzine Champú nos había encantado la labor de este quinteto de Oviedo, discípulos de LAMBCHOP embarcados en los espacios doloridos, las sombras y las penurias cardíacas. Ahora ya sonando "en condiciones" nos entregan un ep de 4 canciones realmente precioso. De inicio a fin. Desde el pétreo pulso que late en "Dessertspoonful", oscura e intrigante hasta que la voz de Conchi hace honor al título genérico del ep, hasta el indolente slow-core de "Kaleidoscope girl", pasando por el country humeante de "Wild as a moon" y, especialmente, esa "Lovesong(for my sweet sugar)", preciosa y emotiva declaración de amor donde líneas tan manidas como "te querré hasta el día que me muera" suenan como si se hubiesen dicho por primera vez. Un hermoso debut que puede ser la antesala de un brillante futuro.

JAVIER BECERRA