(Mushroom pillow, 2004)

“The Phenomenon Caravan Troupe” es un álbum que no debería pasar desapercibido entre la facción más melódica del Feedback-zine. Ya desde el primer corte, se puede apreciar la elegante e imaginativa concepción del pop que tiene este grupo cordobés. LIMOUSINE han asimilado bien sus influencias. Partiendo de lugares comunes, más o menos transitados han creado un mundo propio donde Flaming Lips , Mercury Rev o Wilco se dan la mano con los últimos Beatles o Left Banke, un lugar, en definitiva, donde psicodelia y pop barroco miran al pasado con los pies presente.

Grabado en Secuentialee, Andújar, estudio por el que han pasado Jubilee (los propietarios) o Universal Circus , Pedro Cantudo ha conseguido una producción poco común por estos pagos a juicio de quién esto escribe. A caballo entre Dave Friedman y Jim O`Rourke, tanto el grupo como el técnico, han aprovechado guitarras, pianos, teclados analógicos, o voces que acunan al oyente para dar rienda suelta a una imaginación de la que muy pocos pueden presumir. Pero sobre todo este es un disco de grandes, grandísimas canciones, que, se nota, han trabajado a conciencia antes de darlas a conocer, y, que están al alcance de muy pocos. Estimado lector, no estás ante un álbum cualquiera: grandes canciones (ni un solo tema de relleno) y una producción y unos arreglos muy trabajados, que, muy al contrario de lo que suele suceder, enriquecen y dan color a unos temas que se podrían desnudar hasta hacer sonrojar a algunos de los supuestos gurús del pop estatal, conformando un trabajo nada efectista, realizado con humildad y mimo para el disfrute de los buenos aficionados. Y, si hay que destacar algún tema, yo me quedaría con “ A drive”, que es un single perfecto (¿Left Banke?); “For mi that`s all”, mi favorita, con mucho que ver con los Beatles del “White Album”, “Lost in Space”, “Lignining Symphonies”, y así hasta completar los doce cortes que componen “The Phenomenon Caravan Troupe”. Para qué seguir. Yo no los dejaría pasar. En Japón ya están locos por ellos.

MANÉ BARQUERO (noviembre, 2004)