(Matinee-Canciones huerfanas, 2002)

El próximo que vuelva a decir que los 80 fueron una época fatal para la música pop (otra cosa es la penosa revisión que de ellos, principalmente de los Smiths, hacen muchos influenciados de ultima hora que se quedan en las formas y obvian el contenido.) prometo somerterlo a una "tortura" interminable de Prefab Sprout, The Cure, Sea Urchins, Jesus and Mary Chain, Field Mice, Mcharthy, The Smiths, The Wake, Close Lobsters o Stone Roses entre otros... A ver qué me dice después. En Matinée lo tienen muy claro: adoran el pop de los 80 y a cada nueva referencia que editan reafirman ese amor por la que época en la que toda una generación descubríamos que palabra "pop" acompañada del adjetivo "indie" era una alianza que nos acompañaría toda la vida. La última muestra podemos encontrarla en el maravilloso segundo trabajo de LOVEJOY un meritorio recorrido por la hondura emocional de grupos injustamente olvidados como House Of Love o Biff Bang Pow! y barnizado el efecto multicolor, sintético y polirrítmico de New Order. Aunque la etérea y shoegazer apertura "Running" - próxima los primeros Lush y Slowdive-, ese "Plastic Flowers" - Looper acuden a la mente de inmediato- o el ambient-pop de "Snow falling Softly" apuntan en otra dirección, al llegar a temas "Your feel from grace" "Nothing happens here", "The Beat hotel"( versión de Biff Bang Pow!) y especialmente "Night on earth" nos encontramos con ese pop grave y sereno que creo escuela en la voz de Guy Chadwick (House of Love) o Lloyd Colle y que en las manos de este grupo británico te proporcionará unos minutos de placer nada desdeñables. Eso sí, desconocer las fuentes originales sería algo tan imperdonable como adorar a Suede e ignorar a David Bowie. Cosa que pese a internet, me temo, sucede con mas frecuencia de lo habitual. Luego pasa lo que pasa: que resulta que el primer disco de los Bluetones es una obra maestra sin concesiones (jeje, es que los otros ya ni los escuché).

JAVIER BECERRA