(Zebra, 2002)

El eterno retorno del amor se podría configurar de la siguiente manera: estas solo, conoces a una chica,te enamoras, logras que sea tu novia y sientes que todo marcha cámara lenta y/o sobre una nube de algodón. Sin embargo empiezas a hacer el gilipollas fijándote más en otras que en la tuya, surgen los problemas, ella te deja finalmente y vuelves a estar solo. Esta secuencia -de días, meses o años- es el esqueleto argumental de "Sauchiehall & Hope", una suerte de opereta pop en la que el escocés Francis Mcdonald ( TEENAGE FAN CLUB, BMX BANDITS) traza a través de 19 breves piezas la historia mil veces contada y mil veces sentida con una genial dosis de ironía que todo lo relativiza. Ya desde esa miniatura instrumental que lo abre (" Before sauchiehall & hope") donde intenta reflejar la soledad y la esperanza de encontrar un amor, este personaje va recorriendo todos los estadios del enamoramiento ("Falling in luv", "Get That Girl", "Your hand in mine") a golpe de un pop reminiscente de sus bandas madre y con más de un guiño a THE KINKS ("She´s a monkey") hasta que el vértigo y los sueños de seductor desorientado ("dream in girls that I can´t have" dice ) dan lugar a una cuesta abajo de tintes más melancólicos próximos a BIG STAR ( "Bad moon", de lo mejor del disco) y ese reflejo de la música norteamericana tan típica de las bandas escocesas ("Grey hair") o los BEATLES más ácidos ("Afther Sauchiehall & Hope"). Todo ello sin que la sonrisa se borre de tu rostro ni un solo segundo. Ya lo decía el propio Francis en Ruta 66 " Considero que el trabajo de Nice Man no es una obra genial pero creo que es una opción decente ante todo lo que se hace en la llamada música alternativa actual, que es muy pobre y sin sentido del humor". Ante esto poco más se puede añadir.

JAVIER BECERRA