(Warner, 2001)

Lo de REM es definitivamente un caso aparte. Que un grupo con una trayectoria tan intachable, coherente y de tantos años como la suya (sus dos obras menores ,"Monster" y "New Avetures in Hi-fi", serían el gran disco de muchos, ¿alguien lo duda?) nos sorprendan ahora con un disco así, es digno de todo tipo de alabanzas. Particularmente no había sentido algo así desde el soberbio "Automatic for the people" y eso que "Up", su disco predecesor, había dejado el listón lo suficientemente alto como para temer por un nuevo bajón de sus compositores. Sin embargo, lo que ha hecho Stipe and co. es pulir y mejorar las bases sentadas en aquel. Si "Up" era un disco en el que se combinaba de manera soberbia el pasado de la banda con las nuevas influencias y su inmersión en la tecnología, ahora lo han sintetizado sin los radicales contrastes entre su ayer y su hoy, fundiendo todo en un disco espectacular.

Prometían un disco de verano y el fabuloso single "Imitation of life" parecía ir por esa dirección. Sin embargo una voz tan melancólica como la de Michael Stipe no casa mucho con las estampas soleadas y, al menos a mi, trasmite mas bien todo lo contrario. Ninguna queja desde aquí, máxime cuando esa tristeza nos parece una de las notas que ha hecho de REM un fetiche de nuestras adolescencias cuando la habitación cerrada con pestillo era el mejor de los mundos imaginables. Sensaciones particulares aparte, lo que si queda claro es que "REVEAL" tiene trazos de obra grande y aspira ser uno de los discos del año. Ya desde su inicio con la solemnidad de "The lifting" (increíble el resultado obtenido si tenemos en cuenta la versión demo publicada previamente en el sg de "Imitation of life") llena de ambientes vaporosos y esfervescencia épica nos ponen en alerta. Siguen teniendo mucho que decir y muchas lecciones que enseñar.

Dentro del disco se van destapando canciones enormes como "I been high" o "I´ll take the rain", en mi opinion los dos cortes mas sobresalientes de "Reveal". La primera, un burbujeante medio tiempo de una delicadeza exquisita, juega en su letra con los dobles sentidos ("He estado en lo más alto/ he escalado tan alto / que la luz a veces/ me ha chorreado / me ha bañado / cierro mis ojos / así, yo puedo verlo / déjame creer / creer en mi") ¿Busqueda del bienestar interior, un benigno colocón narcótico o quizá una mezcla de ambos?. (Stipe sigue siendo fascinantemente inescrutable). "I´ll take the rain" apela directamente a la fibra sensible del oyente mediante versos como " Solía pensar cómo volaban los pájaros / ellos cantan a través de la vida así que ¿por qué no podemos nosotros? / Tu te acomodas a esto y luego clamas por algo mejor / Si esto es lo que ofreces / yo cogeré la lluvia". Se trata de otra de esas canciones de Rem de toda la vida: un inicio con la voz de Stipe en mate hasta que llega ese arranque que ejemplifica mejor que cualquier palabra la fascinación que muchos sentimos, aun pasados los años, por este grupo.

No existe en "Reveal" ninguna canción mala, ni tan siquiera mediocre. El pulso se mantiene durante todo el disco a través de una deliciosa suavidad sonora que hace pensar que Mike Mills ha impuesto su visión pop frente al fluir eléctrico de Peter Buck. Así se deja ver en "All the way to Reno " - el segundo single ,con una sorprendente versión de "Yellow river" en la cara b- e "Imitation of life", ambas tocando el tema del estrellato y la fama con ternura e ironía, o también en "Beat a drum", "Summer turns to high" o "Beachball", esta última con una hamond fantástico. Solamente los ambientes tensos y axfisiantes de "Dissapear" (" Existe una calma, en la que aún no he entrado / me paso la mitad de la vida preguntándome qué vendrá después") que remiten al "Green", rompen un poco la tónica de un trabajo que quizá, y eso duele, se valoraría mucho más si fuese el debut de cualquier grupo anónimo que el de unos "dinosaurios" como REM . Ya se sabe lo que es estar a la última: a veces ignorar, por vagancia y pereza, obras tan soberbias como esta.

REM fueron grandes en los 80. También en los 90. "Reveal" nos demuestra que en esta década los vamos a volver a ver sobrevolando las alturas del pop. En el Feedback ya hemos sacado el champang, nos hemos abrazado como si nuestro equipo ganase la liga y miramos su futuro con ojos de niño emocionado. Por favor que alguno esos políticos que se sienten próximos a la juventud los traiga a Galicia en la próxima gira. Sería hoy por hoy (máxime teniendo en cuenta su precedente en Vigo presentando "Up"), uno de los mejores conciertos imaginables.

JAVIER BECERRA