(Mira, 2003)

¿Has soñado alguna vez con ese mundo (musical) perfecto? En mis sueños, los niños a los que les gusta el pop escuchan Langley School Music Project o Hunky Dory, y los que disfrutan con la electrónica se pierden en las polirritmias infantiles de Satellite Grooves.

John Kale, que hasta hace poco dirigía el fanzine / sello Slide the Needle, es el único habitante de este satélite indietrónico norteamericano, responsable del primer CD publicado por los alemanes de Mira. “Microbits for everyday living” es el segundo CD álbum de Kale bajo este alias, un nombre con el que se ha dado a conocer desde 1999 en diversos sellos -Skylab Operations y tbtmo entre los más reputados- haciendo lo que él denomina beep music. Su propuesta, que no destaca por original, sí lo hace por la increíble capacidad del autor para encontrar melodías –“Pale blue” es una delicia, “Wet circuits go boom” la música que desean los videojuegos - que ya les gustaría a múm, una referencia en los cortes instrumentales. Cuando deja espacio para la voz, tímida, casi susurrada, su sonido se vuelve mucho más pop y personal, como en “I become clean”.

Sin ser nada que no hayamos escuchado en las temporadas anteriores, este disco contiene frescura y melodías suficientes para salvarse de la quema, que hay que hacerla, en el mundo de la electrónica más pop. Y aunque te pille en plan Torquemada, no podrás resistirte ante tal cantidad de ritmos de juguete, caricias electrónicas para bebés y demás chorraditas que se me ocurren al perderme entre los beeps y bleeps de Satellite Grooves.

FERNANDO CAMPELO