(Matineé - Canciones huerfanas, 2002)

Existe una forma de hacer pop, a medio camino de la afectación y la hipersensibilidad, entre la resignación y los S.O.S sentimentales con la adolescencia y el amor como ejes temáticos, que a mínimo que se facture bien, me tienen ganado de antemano. Y este "The Diference between alone & lonely", el debut en cd del proyecto en solitario de Jason Sweeny (guitarrista y cantante de los también australianos Sweet William) tienen mucho de eso. Sí, no sería de extrañar que Jason fuese, de adolescente, otro de tantos nerds cabizbajos con demasiadas preguntas contestadas en su mente que pensó que la música pop era lo único que le podría salvar. Ya adulto, y con la libertad de ser el único responsable de este proyecto que, según el, le ha dado la oportunidad de imprimir su punto de vista gay sin ambigüedades ni cortapisas y sin el peso de involucrar a nadie mas en su sexualidad, ha facturado un disco hermosímo en forma, fondo y contenido. En el, junto a los destellos TREMBLING BLUE STARS, BRIAN o GO-BETWEENS, la huella de Morrisey (tanto en la temática de sus canciones como en ese cantar afectado) y los MAGNETIC FIELDS (esa manera de hacer pop en lo-fi lleno de cajas de ritmo ) son quizá las referencias sonoras y sentimentales más evidentes entre este puñado de historias nacidas entre el punto que existe entre la soledad y el "estar solo", las vidas llenas de agujeros y las fotografías que sonríen dentro de un cajón al que se acude con demasiada frecuencia. Temas como "Urgency", "His goodbye echoes", "Drove it down", "Arrogance" o "Scool life"( para mi una de las canciones del año con ese agradecido aire a Phil Spector) son de las que agitan el cuerpo sin moverlo, de las que dicen mucho con poco y de las que nos obligan a situar en nuestro mapamundi musical el nombre de este agraciado trovador de la melancolía. Es el secreto pop de la temporada. Descúbrelo antes que todos los demás y, no, no se lo cuentes a nadie por favor.

JAVIER BECERRA