(Jabalina música, 2005)

François Truffaut realizó tres magníficos primeros filmes, "Les 400 coups" , "Tirez sur le pianiste" y "Jules et Jim" , tres películas libres, frescas, poco pensadas, que surgian de las entrañas, a borbotones, sin necesidad de guiones preestablecidos, captando el momento de inocencia, de adolescencia de un autor. Tres primeros pasos que lo convirtieron en figura mundial y reconocida y que permitieron que llegase a hacer obras mucho más elaboradas y exquisitas como "Las dos inglesas y el amor" o "El diario íntimo de Adele H." , obras maceradas en buen licor y con estructuras complejas, grandes decorados y presupuestos elevados. SOUVENIR sin tener la suerte de contar con un presupuesto tan elevado, ni una repercusión tan grande, han conseguido esa distinción y complejidad en su tercer larga duración. Han dado con el sonido y parecen encantados con él. En mi opinión, "Des Èquilibres" es un disco adulto. Un disco que juega en la liga de grupos como IVY o AUTOUR DE LUCIE. Atrás quedan las "belles-de-jour" y "au bord du soleil" , sus "Points de suspension" y sus ganas de sorprender y avivar una escena musical independiente poco girada al pueblo vecino y más centrada en las islas o la gran America, la ingenuidad de una voz, de unas guitarras sin pulir y de un espíritu adolescente que te lleva a mezclarlo todo, a variar y tocar todos los palos, en definitiva a buscar un sonido que te defina. Sin pretender que se estanquen en un sonido y no salgan de él, creo que SOUVENIR ya suenan como un grupo que sabe lo que quiere. Desde los primeros acordes del disco con "Amour et dégoût" nos damos cuenta de que estamos ante las mejores composiciones de Jaime Cristobal y que la voz de Patricia de la Fuente ha madurado, acercandose genialmente a la de Jane Birkin o Françoise Hardy , que supongo que serán dos de sus referencias vocales femeninas, pero sin perder un ápice de autenticidad y personalidad propia. Un disco mucho más compacto, que suena a norte, que nos devuelve un aroma a primavera norteña, desde la portada florida que acompaña canción a canción, viñetas después de la lluvia o bajo una lluvia que no es triste sino que habla de amor, de pareja y sus alrededores, con cierta melancolía pero sin caer en recursos ñoños ni sensibilerias. Optando por las programaciones para arreglar y dejando las trompetas trombones y orquestaciones de otros discos fuera, y dando importancia a esa guitarra que acompaña siempre la voz de Patricia . Todavía no he mencionado a Gainsbourg , ni a Etienne Daho , pero al escuchar el disco no dejo de ver a Jaime como nuestro pequeño gran compositor/productor al estilo de los dos genios franceses. Composiciones como "Présage de l'hiver" , la jamaicana "Des films dans les regards" o "Une ombre de toi-même" hacen de este disco una joya, una perlita más, que se mueve en el oceano de la música que cada día escuchamos y que muchas veces intentamos atrapar para llevarnosla con nosotros, en el bolsillo de nuestra camisa, al lado del corazón, o cerca de nuestras orejas, a modo de pendiente o como regalo a nuestras parejas.

GUILLERMO ARIAS (abril 2005)