(Talitres Records, 2003)

El tiempo está dando la razón a quienes, en su momento, encumbraron a HOOD y su “Cold house” al altar de las obras clave de la década en curso. Para muchos era el reverso verdaderamente underground del “Kid a” de RADIOHEAD (otro de los discos más trascendentes de estos tiempos, pese a quien pese), para otros el ejemplo máximo de ese puente entre pop y electrónica bautizado por la prensa como “indietrónica”, su considerable influjo entre algunos de los grupos más interesantes de la actualidad no hace sino realzar su condición de símbolo. Uno de los ejemplos más claros es TEX LA HOMA, el proyecto del británico Matt Shaw, que está empezando, poco a poco, a conquistar los corazones de los reductos de la resistencia indie cibernética.

A TEX LA HOMA, como últimamente viene siendo habitual en mi caso, los conocimos por sus aportaciones en los recopilatorios de sellos como Foehn y Moonpalace. De ahí empezó el interés por una discografía que, por ahora, se resume en un puñado de singles y dos álbumes “ I dazzle me with transience” ( Superglidder-Moonpalace, 2002) y este “If just today were to be my entire life” recién salido del horno. Y al igual que ocurría en el antedicho disco de HOOD, lo que proponen TEX LA HOMA en su segundo disco no es más que el mismo pop indie de siempre ensamblando en nuevas texturas que le dan un atractivo y novedoso barniz final, es decir el recorrido que puede haber entre FIELD MICE y MÚM. Planeando entre el dream-pop, el slowcore y la indietrónica, Matt Shaw va, de salto en salto, por las músicas que, se supone, han guíado sus audiciones como oyente estos últimos años. Ahí está sus huellas como fan de MY BLOODY VALENTINE en “Never boring”, la obvia querencia con HOOD en “ Of Electronic origin” o “When you close your eyes” el puntillismo indietrónico de “Wrote to say” y “ Alice street” o ese deje tan Sarah Records-TREMBLING BLUE STARS de cortes como “Either way” o “Make it worth it”. Todas ellas resueltas con gran tino melódico justifican la calurosa acogida que su proyecto está teniendo en nuestro país, justo en el momento en el que vía Moonpalace acaba de aterrizar por aquí su primer y recomendable trabajo. Aunque de eso ya hablaremos en una siguiente actualización. Por ahora tomen nota y sumen TEX LA HOMA a la lista de los descubrimientos del año. Se lo merecen.

JAVIER BECERRA