(Matinée-Canciones Huerfanas, 2002)

No se si Angel de Canciones Huérfanas - el responsable de la distribución de este disco en España- se habrá recuperado ya del shock resultante de haber escuchado este trabajo. Esperemos que si y así poder disfrutando de referencias tan valiosas como las que nos proporciona el fantástico sello Matiné. En este caso nos encontramos ante un disco especial: el que, por ahora, es el último trabajo de los WOULD-BE-GOODS un pequeño tesoro para los amantes de ese sonido que en su día BELLE AND SEBASTIAN elevaron definitivamente a los altares. Me refiero a ese pop pulcro y detallista, de raíz clásica y mayormente acústico, arropado con certeros telones de cuerdas. Ese que nace en los BEATLES, LOVE y BEACH BOYS, pasa por NICK DRAKE, se deja impregnar de aires franceses y los aromas ochenteros de grupos como GO-BETWEENS o los mismos SMITHS. Si en los de Glasgow sustraemos la deuda contraida con la VELVET UNDERGROUND y el soul norteño, le agregamos cierto aire arrabalero y la deliciosa fragancia de la siempre revindicable MARIANNE FIATHFUL (hay partes donde la voz de Jessica Griffin parece un calco de las monócromas cuerdas vocales de sister morphine ) nos encontraremos próximos a la formulación exacta de este disco exquisito, tercero ya en la singlatura del grupo. Luego, sólo nos queda buscar en su interior e ir sumando, canción tras canción, estrellas en nuestro hit parade particular, cuestión ésta nada fácil visto el altísimo nivel mostrado en cada uno de los 16 cortes incluidos. El mío se decanta, por una parte, hacia aquellas piezas de claro poso folk donde el reflejo de Marianne es más evidente ( "Whitsun bridge" o "Esperanza" no desentonarían en el repertorio de su primero época), por la otra en hits incuestionables como "Bad lord byron", "Vivre sa vie" ( título robado del homónimo film de Jean-Luc Godard) o "Dilettante" y, finalmente, dos debilidades personales: la hermosísima "Rich and Strange" y, sobre todo, "Butterfly kiss", una deliciosa nana de cierto paladar a bossa nova que últimamente compite en mi habitación con VELOCETTE, BLACK BOX RECORDER, GENTLE WAVES o IVY cuando llega la noche y lo único que quiero es que una dulce caricia pop me cierre los ojos hasta que al día siguiente el despertador, el trabajo y lo que me queda de carrera lo fastidie todo. Feliz viaje pop a quienes se hagan con esta maravilla.

JAVIER BECERRA