(Acuarela, 2004)

Lo que en principio se anunció como un mini cd, finalmente terminó con la licencia para España, Portugal y Francia por el sello Acuarela del tercer trabajo de los norteamericanos XIU XIU, una de las bandas fetiche de la prensa alternativa yanki, que, salvo por adictos cibernéticos a las webs indies y el correspondiente “downloading” a ciegas, era prácticamente desconocida en nuestro país hasta la edición de este notable disco.

Su cantante, Jamie Stewart, todo histriónismo y sobreactuación “arrejunta” en una misma fibra nerviosa Ian Curtis, Jarvis Cooker y, especialmente, Robert Smith para trazar sus obsesivas historias sobre el deseo y el amor en un imprevisible y sorprendente discurso en el que se pueden hallar desde el abrupto barniz de la experimentación lo-fi a la policromía pirotécnica de DISCO INFERNO, pasando por las caóticas coordenadas de PROLAPSE y eventuales deslices noise, uno no sabe si industriales o heredados de los JESUS AND MARY CHAIN de “Psychocandy”. Todo ello al modo de una montaña rusa tan sobreexcitada, pasada de vueltas y, por momentos, axfisiante. Algo que requiere toda la predisposición del oyente para su disfrute. Sí, no es “Fabulous Muscles” un disco fácil, ni mucho menos complaciente. Canciones como las aquí incluidas chirriarán en el oído no acostumbrado en el pop de vanguardia de las últimas décadas, pero obtendrán el beneplácito del público más inquieto por su deseo nada velado de sonar anómalas y ofuscadoras. Destacan, para mi gusto , “Brian the vampire” (puro DISCO INFERNO), “I Luv the valley” (o como deberían sonar INTERPOL de no usar el papel carbón) y muy especialmente la genial “Llitle Panda McElroy”, cuyo esperanzador y purificador crescendo antidepresivo recuerda a los mejores FLYING SAUCER ATTACK.

JAVIER BECERRA (marzo 2004)