( Matador-Everlasting, 2003)

Resumiendo se podría decir que existe una doble vertiente en Yo La Tengo: los que acarician y los que dan calambres. De los primeros tenemos como muestra más inmediata el reciente e irregular “Summer sun” (2003) creado al amparo de la calidez pop, la climatología jazz y lounge, más alguna que otra aventura funky con la varita mágica de la inspiración tocándolos intermitentemente. De los segundos, a modo de epílogo, llega este mini-cd que exhibe el poderoso punch guitarrero del trío, ese que algunos echaban en falta en últimos movimientos de Georgia, Ira y James. Interconectados ambos trabajos por el tema titular, “Today is the day”- interpretado en ”Summer sun”, sensual y parsiomonioso, y aquí como uno de esos torbellinos noise pop exprimidos con nervio que recuerdan en su tratamiento al clásico “Tom Courtney”-, bien podrían considerarse como la cara y la cruz de una misma moneda. Y mucho me temo que, en esta ocasión, la cruz tiene todas las de ganar para más de uno, ya que a la citada, tanto “Styles of the times” como “Outsmartener” se aúnan en una tripleta que traslada a “esos” Yo La Tengo, los del vértice menos conocido del triángulo formado junto a Pixies y Sonic Youth allá por los primeros noventa.

Todo un placer reencontrarse con la rítmica martilleante y obsesiva a golpe de feedback de la primera, o dejarse llevar por al atmósfera oriental de la segunda, para comprobar que no, no han perdido ni un ápice de contundencia en ese terreno al que parecían haberle dado la espalda en su “madurez”.
Ambos temas, grabados el pasado año, se completan con una serie de retales guardados en la trastienda del grupo provinientes de diferentes fechas y lugares. Por un lado, una preciosista versión de “Needle of Death” (original del músico de folk contemporáneo Bert Jansch), un tremendamente curioso “Dr Crash” que bien podría ser un particular homenaje a los Booker T & Mg´s y, finalmente, una relectura en formato acústico de “Cherry Chapstick” tomada en directo para una radio australiana, que hará las delicias de todo fan que se precie.

JAVIER BECERRA