Hace ya tres años, coincidiendo con la efeméride del décimo aniversario del sello Jabalina, el jefe supremo de la célula indie-pop madrileña, Tanis Abellán, decidió celebrarlo con un doble cd que marcaría el inicio de una serie muy particular. El disco referido era “Diez Años De Espíritu Jabalina!” (Jabalina, 2003) y bajo los epígrafes de “devenir” y “provenir”, marcaba una linde desde el que hacer un detallado repaso a la década de historia del sello mirando hacia delante y atrás respectivamente. Así en el primer cd se aglutinaban, a modo de recopilatorio sumario, canciones ya editadas de bandas de las distintas etapas (de Iluminados a Cassino, pasando por Souvenir, Humanoid o Dar Ful Ful y así hasta diecisiete cortes), mientras que en el segundo se recogían una serie de temas recién salidos por aquel entonces junto a demos e inéditos de muchas de sus bandas (entre ellos, alguna joyita de Dar Ful Ful o Zola). Como viene siendo habitual en la mayoría de los lanzamientos del sello, la (bellísima) portada corría a cargo de Javier Aramburu en un lujoso digi-pack y terminaba por convertirse en un fetiche irresistible.

En las notas interiores de “Diez Años De Espíritu Jabalina” ya se anunciaba que, con él, arrancaban los recopilatorios temáticos englobados bajo la rúbrica “Teoría Y Práctica Melódica”. El segundo volumen llegaría un año después con “This Is My Country” (Jabalina, 2004) dedicado a la música country y en el que más de una veintena de bandas (tanto del sello como ajenas a él) ofrecieron temas y versiones ( un buen puñado de ellos exclusivos) para una recopilación en el que no paran de suceder las sorpresas. Ahí tenemos, entre otras, J´aime (proyecto en solitario de Jaime Cristóbal de Souvenir) trasladando el “You Only Tell Me You Love Me When You´re Drunk” de los Pet Shop Boys al terreno del country rock, Nadadora deslizando sobre slides-guitar a lo Mojave 3 el idioma gallego en la preciosa “A Saudade Entre os Dedos” o Apenino revisando de manera genial el clásico de Lambchop “The Man Who Loved Beer”. Junto a ellos, una extensa nómina de grupos nacionales (Migala, Lou Anne, Ama, Entre Rios…) e internacionales (Coastal, Camera Obscura, Edson, Pipas…) completaban un disco que hacía de esta colección algo tremendamente especial y, por supuesto, coleccionable.

“Bon Voyage” (Jabalina, 2005) es, por ahora, el último de los capítulos y cuenta con la idea de los viajes como hilo conductor de las canciones allí congregadas. En él, además de la pléyade de grupos jabalineros (Montevideo, Lou Anne, Ama, Nadadora, Apenino….), intervienen de nuevo numerosas figuras ajenas al sello como el ex cantante de Los Sencillos Migui Puig (que versionea el “Una Calle De París” de Duncan Dhu), Clovis, Trembling Blue Stars o Françoise Breut interpretando partituras de Jaime Cristóbal (Souvenir). Cierran el disco ese inevitable himno del escapismo pop titulado “Viaje A Los Sueños Polares” de Family y una inquietantes “Vacaciones Eternas” de la singular y enigmática artista Violeta Gómez. Un bonito capítulo dentro de este pequeño capricho que Jabalina se ha sacado de la manga, para echar su lazo hacia los corazones indie-poppys que necesitan de cosas tan pequeñitas, especiales y encantadoras como esta colección. Si el ritmo llevado hasta ahora continúa el próximo volumen estará en la calle en los últimos meses del año. Mientras tanto interrogamos a Tanis sobre esta particular aventura editorial


-¿Cómo surge de la serie “Teoría Y Práctica Melódica”?. ¿Te inspiraste en algún tipo de recopilaciones?. ¿Qué pretendías con ello?

La idea me venía rondando desde hacía tiempo, sobre todo por darle una uniformidad y un sentido a las recopilaciones que periódicamente es necesario editar. Siempre he tenido la sensación de que un recopilatorio sin más, como los que se acostumbran a hacer, no tenía ya demasiado sentido cuando la mayoría de las revistas te "regalan" uno con cada número, salvo para constatar el estado de "salud" del sello y sus grupos en un determinado momento. Con la colección "Teoría y Práctica Melódica", tratamos de ofrecer bastante más que todo eso, tanto en el contenido, como en la forma, siempre dejándonos guiar por la temática que en cada momento pudiéramos considerar más interesante. Con ello creo que hacemos de estas colecciones de canciones algo más dinámico e ilustrativo, involucrando activamente a todos los participantes.
En cuanto a si me inspiré en algún tipo de recopilación, pues concretamente no, aunque recuerdo algunas que si me dieron ideas del diseño que las nuestras deberían tener.

-¿Cuánto tiene de capricho y de “cosa pequeñita” una aventura como ésta?.

Evidentemente, cada volumen es un pequeño capricho que, después de tres capítulos, va sumando adeptos dentro y fuera de Jabalina. Creo que, poco a poco, se va transformando en un pequeño capricho compartido por más de una persona, tanto por parte de los que participamos en su elaboración, como por la de los destinatarios finales de nuestro trabajo.

-¿Te resulta complicado coordinar los discos con ejes temáticos como estos y lograr que los grupos se adapten a ello?

Al principio fue algo que me preocupaba, pero después de conseguir llevar a cabo "This Is My Country" y ver la respuesta que hubo por parte de todos los artistas ante un tema, en principio, bastante alejado para algunos de ellos, se me pasaron todos los miedos, incluso llegué a elaborar una lista de 20 temas enumerados por volúmenes hasta el que hiciera honor a nuestro vigésimo aniversario... Pero entonces me di cuenta que aquello no tenía demasiado sentido y que había que improvisar más y dar mayor importancia al momento, atendiendo a los gustos y a lo que en cada año nos apeteciera "teorizar", no tenía sentido adelantarse tanto en el tiempo. En cualquier caso, creo que uno de los alicientes de esta colección está en ver la reacción de ciertos artistas a un cambio en sus fuentes de inspiración o en el contexto en el que habitualmente componen.

-¿La periodicidad va a ser anual?

En principio esa es la idea y el compromiso, pero volumen a volumen me he dado cuenta que cada vez va a ser más complicado ser fieles a la cita. Ahora me conformo con conseguirlo aproximadamente... aunque sea con unos meses de retraso. Son los inconvenientes de la planificación que antes mencioné.

-¿Es complicado lograr aportaciones exclusivas para el disco?

En lo que a los grupos Jabalina respecta, no. Es más, cada vez hay una mayor implicación en el proyecto y, aunque por nuestra parte no hay un presupuesto de grabación adicional para hacer cada uno de los temas inéditos, los grupos se las ingenian para conseguirlo, bien aprovechando las grabaciones de sus respectivos discos, bien echando mano de los cada vez más competitivos estudios caseros. En lo que respecta a los artistas invitados, por supuesto, es mucho más complicado conseguir aportaciones exclusivas, pero también se están dando esos casos y esto es algo que nos llena de orgullo.

-Del disco dedicado al Country ¿qué ha sido lo que más te ha sorprendido?. No me vale lo de "todos son como mis hijos"!!!!

De la experiencia del "This Is My Country" me llamó la atención la versatilidad (en algunos casos camaleónica) que la mayoría de los grupos pueden llegar a tener cuando se involucran en un proyecto como este. Hasta el punto de que, lo que en un principio corría el riesgo de resultar algo demasiado encorsetado o forzado, acabó por adoptar forma de la manera más natural del mundo.

- ¿Y del disco de los viajes, el último editado, qué ha sido lo que más te ha gustado?.

Que todos a los que se les propuso participar aceptaron gustosamente hacerlo. El problema fue que luego no entraban todas las canciones...


-Éste último ha sido presentado con concierto. ¿Será una práctica habitual en los futuros recopilatorios?

Desde luego, sobre todo después del éxito que tuvo la cita. Ya el año pasado se fraguó la idea, pero por motivos personales no se puedo llevar a cabo. Con "Bon voyage" nos hemos dado cuenta que el proyecto tiene posibilidades de trasladarse a los escenarios e incluso nos planteamos que sea en más de una ciudad y no solo hacerlo en Madrid como en esta ocasión. Y es que vino gente al Barbarella desde Pamplona, Córdoba, Málaga, Cáceres, Toledo, Galicia, Barcelona, San Sebastián...

-¿De todas las aportaciones exclusivas a cuáles le tienes más cariño?

Esta sí que es complicada de responder, sobre todo en lo que a los grupos Jabalina respecta, porque en la medida de sus posibilidades todos hacen un esfuerzo extraordinario por aportar algo novedoso y atractivo. Pero tengo que destacar la actitud siempre predispuesta de J'aime Souvenir y de Marco Apenino que, además de ser el primero en tener el tema compuesto, siempre acaba por dar en la diana estando entre los favoritos del público.

-¿Y cuáles han sido esas que pensabas que no se iban a involucrar y finalmente lo hicieron?

En realidad casi todos los que han dado su palabra la han acabado cumpliendo. No se ha dado el caso que apuntas... todavía, pero si el de enviar en el ultimísimo instante la grabación (desde Londres), cuando ya creía que era imposible que llegara a tiempo... la hazaña correspondió a Lupe de Pipas.

-Para el tema de las portadas, ¿cómo trabajais?, ¿tiene plena libertad Aramburu?, ¿sigue vuestras directrices?

La idea de estética de la colección, como la de aquellos libros de bolsillo que sólo varían en el color de la ilustración, siempre con el mismo esquema, sencillo y austero, pero efectivo (como el que inspira la colección), es 100% de Javier Aramburu. Es decir, las directrices estéticas las ha marcado única y exclusivamente él. A partir de aquí, aunque Javier en algún momento no fuera el que firmara alguna de las ilustraciones que dan color a cada uno de los volúmenes, la colección siempre llevará su impronta estética, porque fue él, quién la ideó.

-¿Cómo han funcionado de ventas?. ¿Percibes ese punto de “coleccionar” todas las referencias en el público?

Las ventas son modestas, pero en franca progresión. En los tres volúmenes que hasta el momento hemos editado, la salida de cada uno de ellos ha superado la de su predecesor. Lo más positivo es que, pasados los meses o los años, todos se venden, más o menos por igual, lo que indica que, efectivamente, ese punto de coleccionar tira de nuestros clientes. Y es que, pocos se pueden resistir a completarla cuando la inician, evidentemente por la música, pero también por lo bonito que queda verlos todos juntos uno al lado de los otros...


-¿Qué grupos te gustaría tener en próximos volúmenes que no hayas tenido?

A parte de los grupos del sello, me gustaría que en algún momento pudieran participar aquellos que siempre me han gustado especialmente, es el caso de Parade, La Casa Azul, Lali Puna, Final Fantasy, Patrick Wolf, The Konki Duet, Low o Would-Be-Goods, por poner un ejemplo bastante reciente en el recuerdo por su precioso concierto en Madrid. Pero hay muchos más que a lo largo de un año vamos descubriendo y que igualmente me gustaría que llegaran a formar parte de algún volumen de "Teoría y Práctica Melódica".

-¿Qué próximos hilos temáticos vas a seguir?

Como te dije antes, hay muchas "quinielas", pero el signo final solo se hará público en el último minuto. Pero para que esta entrevista no caiga en la indefinición en la última respuesta temas como el cine, el amor, los idiomas, o la navidad, tendrán perfectamente cabida en la colección.

JAVIER BECERRA (Junio 2006)