(Febrero/2003)

El otro día Javier me advirtió que este E-zine comienza a parecerse a una página de fans de Manta Ray. Algo de cierto hay en eso: si se observa lo acumulado hasta ahora es obvio que se nos notan los colores. Incluso en los tiempos del primigenio Feedback en celulosa y confeccionado en artesanal soledad por Javier, éste interrogó entusiasmado a Nacho Álvarez sobre las virtudes y fuentes de su sorprendente disco de debut. Pero, ¡qué demonios!, a fin de cuentas esto no deja de ser una página de fans…. de muchos grupos y solistas, aunque pocos tienen la amabilidad y la atención de los asturianos con nosotros. Pero es que resulta difícil resistirse a interrogar a esta banda sobre las razones y causas de un disco tan especial como "Estratexa", sabiendo además de lo articulado y razonado, a la par que intuitivo, de su propuesta, de la pasión inteligente que le ponen a todo.

En esta ocasión nos decantamos por Xabel Vegas, único miembro del grupo que nos quedaba por interrogar, batería excepcional por otra parte. Como siempre, y pese a lo marcial y beligerante de "Estratexa", Manta Ray (citando a Unamuno contra Millán Astray) vencen……y convencen. Aquí están sus razones.

Cambio de sello discográfico, tres años de espera... ¿Es "Estatexa" el comienzo de una nueva etapa para Manta Ray?

Podría entenderse así. Pero en realidad cada trabajo que hacemos; cada disco, es un nuevo capitulo que escribimos de la historia del grupo. Intentamos partir de cero, desprendernos de todo lo que adquirimos en el pasado para iniciar un nuevo proyecto. Y creo que quizás en Estratexa eso queda más explicitado. Hay una ruptura más o menos clara con lo que fue Esperanza.

Repetís con Kaki Arkarazo después de "Esperanza". Parece haber una cierta confianza en sus habilidades para captar el sonido del grupo.

Sí. Y además Kaki se convirtió en un buen amigo, además de coproducir el disco con nosotros. Kaki entiende nuestro lenguaje musical a la perfección y por ello resulta muy cómodo trabajar con él.

Supongo que ésta es una impresión generalizada, pero este es un disco de una violencia y de una contundencia superior en términos generales a los que ha venido siendo vuestra trayectoria. ¿Existe algún motivo en concreto para ello?

Teníamos claro desde que empezamos a trabajar en la elaboración de las canciones de Estratexa que queríamos un sonido mucho más violento y rabioso. Quisimos desprendernos de toda la belleza y luminosidad de Esperanza. Entre los motivos que nos llevaron hacia ese camino, yo destacaría el nuevo protagonismo que, tristemente, está adquiriendo la guerra en los últimos tiempos. Preparamos Estratexa en mitad de un ataque indiscriminado contra Afganistán y eso marca. Quisimos, con este disco, incorporar una visión moral de la música que siempre tuvimos, pero que quizás en otros trabajos estaba más velada.

Por otro lado me da la impresión de que esta vez teníais, más que nunca, un concepto de disco en la cabeza ya mucho antes de entrar en el estudio. ¿Puede venir de ahí el título?

Es cierto que teníamos una idea de como queríamos que fuera el siguiente disco de Manta Ray tras Esperanza. Hablamos mucho de ello antes de ponernos a trabajar. Y algo de ello hay en el título, aunque lo pusimos una vez grabado el disco.

¿Cómo fue el proceso de trasvase del local de ensayo al estudio?

Pues fue mucho más sencillo que en otros trabajos de Manta Ray. Las canciones están pensadas para el directo y fue así como trabajamos en el estudio. Grabamos todas las canciones juntos, en una misma sala, como si estuviéramos ensayando. Queríamos que el disco sonara como lo oíamos nosotros en nuestro local de ensayo. Teníamos, de alguna manera, la espina clavada de no haber sabido, en el pasado, plasmar la contundencia de nuestro directo en las grabaciones.

Es la vez en la que tengo más claro desde que os sigo cómo va a sonar este disco en directo, aunque bien me puedo equivocar. Si es así, ¿ha sido premeditado?

Me remito a lo dicho en la anterior respuesta. Las canciones están pensadas, más que nunca, para el directo. Y eso era algo que los cuatro teníamos claro.

¿Esta preeminencia de los sonidos duros puede derivar de que existan proyectos paralelos como Viva Las Vegas o Nada!, en los que se desarrolla la faceta lírica o de improvisación instrumental de la banda, y desaparecen esas "necesidades"?.

No creo. Manta Ray tiene una vida propia al margen de los grupos que puedan tener sus miembros. Es decir, no hay una lógica de "hago esto con Manta Ray y esto otro con ....". De todas formas, si es cierto que Manta Ray no puede ser de ninguna de las maneras un grupo lírico. Manta Ray es una colectividad de cuatro miembros y eso te obliga a darle mucha importancia al trabajo en equipo y dejar la faceta más intima de uno mismo para otras ocasiones.

Otra cosa que se nota es que aquí se acabaron las "cuerdas" y ahora el interés se centra en las posibilidades de los vientos. Creo que se encarga de ellos Frank pero que vuestro planteamiento no es orquestal, ni soul, sino más bien del free jazz y el Avant Garde estilo Coltrane. ¿Voy mal encaminado?¿Qué creéis que aporta ese saxo a vuestro sonido?

Aunque nos interesa mucho Coltrane y algunos aspectos del free jazz, creo que ahora tienen poca importancia en la música de Manta Ray. Quizás, en ese sentido, Esperanza era un disco más jazzistico que Estratexa que, de alguna manera es más arquitectónico, más frío.

En cuanto a las cuerdas, quisimos desprendernos de todos los elementos de Esperanza que contribuían a embellecer las canciones, a hacerlas más luminosas. Y eso supone eliminar arreglos de cuerda y electrónicos. El saxo del que hablas es, en realidad, una trompeta. Pero realmente el uso de esa trompeta en Ébola fue totalmente casual.


(Aquí Xabel pone en evidencia no sólo mi mal oído sino mi pésima memoria visual, después de haber visto a Frank Rudow con la trompeta en un par de conciertos me equivoco de manera tan lamentable, en fin)

También parece como si cada vez fueseis más reacios a introducir elementos que no podáis reproducir en directo o colaboradores que no se puedan duplicar.

Es cierto, aunque más bien pretendemos que el lenguaje de Manta Ray esté más concentrado. Que haya menos elementos pero mejor organizados. Y en eso tiene mucho que ver el hecho de que el terreno donde más cómodos estamos es el directo.

Parece evidente que detrás de este disco y de su manera de ser existe como una cierta rabia, una reacción enfadada ante algo. Pero cada vez hay menos letras en Manta Ray. ¿Qué os tiene tan enfadados?

La guerra criminal contra Iraq, el hambre en los países del Sur, el Prestige, la ley de extranjería, el desempleo, el gobierno del PP, George Bush, la monarquía, el desprecio a la lengua asturiana, el horario de cierre de bares, la estúpida campaña de la Sociedad General de Autores contra la piratería... Todas esas cosas (y muchas más) nos tienen verdaderamente cabreados con el mundo. ¿A ti no?

Hombre, algunas cosas más que otras. Por cierto: ¿Por qué cada vez hay menos letras en Manta Ray? ¿Confiáis en la capacidad de la música para expresar el sentido de las canciones?.

Si, y además somos conscientes de que la materia prima de nuestro trabajo es el sonido; sabemos que manejamos un lenguaje abstracto. Y eso soporta mal un discurso más lírico, narrativo o político en el sentido reglado. Si le diéramos más peso a las letras, sería en detrimento de la música, del sonido. Se convertiría en algo figurativo, cuando nosotros pretendemos movernos en la abstracción.

A propósito de esto y de una manera jocosa se puede decir que uno no ve mucho espacio en un disco como "Estratexa" para un cantautor rubio llamado Nacho que anda por ahí. Quiero decir que no veo posible un disco que alterne "La Sed Mortal" y "Ébola". ¿Os ha sorprendido que Nacho Vegas haya tomado una deriva tan diferente de Manta Ray en su carrera en solitario?

En realidad Nacho siempre fue un gran letrista, así que no es de extrañar que se haya embarcado en un proyecto más intimista que el nuestro. Todos le admiramos y le apreciamos porque ha demostrado que se mueve igual de bien en lenguajes más abstractos como el de Manta Ray que en experiencias más narrativas como lo que esta haciendo ahora. Su último disco es fantástico. Nos encanta.

Esta es una curiosidad que me quedó de vuestra aventura con Schwarz. Una vez que Nacho se va, debéis realizar un esfuerzo de adaptación al formato de cuarteto. ¿Al tener en aquellos conciertos a siete instrumentistas en el escenario no echáis de menos ahora las posibilidades que abre un número mayor de miembros para ampliar la paleta de sonidos?

Realmente no. La experiencia con Schwarz fue muy enriquecedora y aprendimos mucho de ella y de ellos. Pero Manta Ray como cuarteto ya lleva funcionando cuatro años y nos conocemos lo suficiente como para saber las posibilidades de cada uno. Si es cierto que, tras Score, cuando Nacho abandonó la banda tuvimos cierta incertidumbre sobre como abarcar más con menos. Pero creo que lo suplimos bien con responsabilidad y trabajando más duro.

¿Y quién propuso la versión de Brian Eno ("On Some Faraway Beach")? Es una cumbre de vuestra carrera, aunque sea una versión. O precisamente por ser una versión tan distinta del original.

Pues creo que nosotros aunque, si te soy sincero, no lo recuerdo muy bien. Creo que Nacho trajo un día el disco y propuso hacer esa versión. Pero el resultado final se debe tanto a Schwarz como a Manta Ray. Fue un trabajo en equipo.

Finalmente: uno tiene la mala costumbre de atribuir los cambios de sonido de los grupos en parte al menos a la música que escuchan en esos momentos. ¿Es este el caso?

Realmente no. Después de diez años de Manta Ray, si hay algo que hemos aprendido es a desprendernos de las influencias. Ya no tenemos referentes tan claros como podía haber al principio. Ahora la elaboración de canciones se corresponde con un dialogo entre nosotros cuatro. De todos modos, siempre lo que oyes te influye, aunque sea de manera inconsciente.

ENRIQUE MARTÍNEZ