Es uno de los grandes momentos históricos de la televisión en España. Fernando Arrabal ebrio de anís, rodeado de la flor y nata de la intelectualidad española de mediados de los años ochenta, sentado sobre la mesa en la postura del loto, arrastrando su lengua de trapo, repitiendo como un mantra iluminador “el milenarismo va a llegar, el milenarismo va a llegar”, mientras que el inefable Sánchez Dragó le llamaba al orden sin mayor convencimiento.

De momentos como éste, de televisión absurda y del fin del mundo, se podía haber hablado mucho con “los Pal”. Y algo de eso se habló. Pero finalmente se acabó hablando sobre todo del otro elemento que ha hecho de “Canciones hacia el fin de una especie” un disco tan bueno. Es decir, de música. De como surge, de donde surge, de los placeres, dolores y dudas que genera en quienes la hacen. Ese otro elemento creció hasta cotas insospechadas en su breve e intenso concierto posterior, precisamente desmarcándose del disco, retornando sobre su debut, y en un paroxismo instrumental que convocaban a su tótem Can, a su dinámica propia y retroalimentación, provocando electricidad sin mesura.


.- Me consta que el disco os costó mucho sacarlo adelante, y que la grabación dio muchos tumbos. ¿Me podríais contar un poco esa historia?

Carlos: A lo mejor la idea del primer planteamiento fue un poco errónea. Quizá por un poco desconocimiento de la manera de proceder decidimos hacerlo con dos técnicos, con dos productores. Queríamos primero grabar con Paco Loco, en su estudio, y después mezclar con José María Rosillo. Y la fase de Paco Loco fue bastante bien, y la fase de Rosillo...hubo cero entendimiento con él. Él no entendió el proyecto y nosotros comenzamos a dudar de si la cosa estaba bien hecha, y hubo un proceso como de tres meses en los que la cosa estuvo parada y bastante deprimidos, hasta que....

Kike: Vino San Paco...

C: Escuchamos las pistas tranquilamente en casa, en el ordenador y mini-estudio que tenemos y vimos que esto sí tenía sentido, que lo que hacía falta era alguien que entendiera la cosa. Y volvimos con Paco y él, en cuatro días, le dio sentido y encantados... Quizá la manera de proceder no fue la acertada, y eso fue un proceso largo, por no conocer donde nos estábamos metiendo o sobre todo por no escoger bien a las personas, quizá fue un poco error nuestro.

Kike: Tampoco sabíamos como trabajaba Rosillo. Queríamos compactar esas dos vertientes. Rosillo era como más técnico de limar y mimar el sonido y Paco es más de captar la esencia de un grupo tocando unas canciones.

Alberto: Tuvo algo de positivo. Porque la fase de Rosillo nos permitió trabajar los arreglos y arreglar las canciones, en ese periodo, y así contactar con gente, hacer más factible meter otros músicos, porque el periodo de Paco fue muy corto, muy intenso, pero muy corto. Fueron cinco días de grabar. Y quedar con Nacho o quedar con Remate, haber podido armonizar todo eso hubiera resultado complicado.

C: Al final ha venido bien todo...

.- El disco, sin conocer esta historia, transmite la sensación de estar muy pensado de antemano, incluso el tema de colaboraciones que me decís que vino después, todo transmite una sensación de estar pensado.

K: El disco estaba muy pensado porque nosotros habíamos hecho una maqueta bastante fiel a lo que luego fue el disco. Con sus cambios, con sus matices en cada canción, pero las canciones las grabamos en una casa de la sierra de Madrid en la que estuvimos viviendo un tiempo, todos juntos. Allí hicimos una maqueta que fue un ensayo del disco, que nos ayudó a trabajar las canciones.

Luego, lo de las colaboraciones... Nacho, por ejemplo, salió en la gira de Limbo Starrs on the Road, justo el último día en el que estábamos en esa casa, y estaba el disco más o menos preparado, e hicimos esta gira, y él nos hizo un comentario sobre la canción “Dios Oppenheimer”, y le comentamos que nos gustaría que participara en esa canción, cantando, y a él le pareció una idea de puta madre. Lo de Remate fue algo natural, porque girábamos con él, yo tocaba con él, era nuestro amigo, lo admiramos además como artista y quería colaborar y aportar su granito de arena. Y la verdad es que fue una aportación considerable.

Lo de Cris (Cristina Plaza de Clovis), igual. Nos llevábamos bien con ella, y Carlos quería una voz para “Artista en el trapecio”, para que le hiciera unas contestaciones en las estrofas, y le dijimos a Cristina que nos gustaba mucho su timbre, se lo propusimos y aceptó. Y las colaboraciones de Mate, de Jacobo el chico de trabaja con Clint, fue una aportación de Rosillo que nos propuso sus contactos. Y en los primeros días allí de recordings vimos que podía quedar bien eso, y la verdad es que ha quedado muy bien.

.- Ahora ya han pasado bastantes meses desde que ha salido el disco. Lo que suele suceder con los músicos es que al principio están muy contentos con el disco, y con el tiempo comienzan a sacarle defectos. Vosotros ahora con el tiempo ¿estáis contentos con el disco?.

C: Yo personalmente sí.

A: Pero además, está hecho. Estamos satisfechos. Con el disco sí. Hay otras insatisfacciones, y nos tenemos que poner a trabajar para cubrirlas.

K: Ya está hecho, ya es mayor.

.- Que se busque la vida, ¿no? (risas)

C: Sí que estamos orgullosos. Porque por ejemplo con “Factores...” no estábamos nada contentos, porque era una maqueta, que se convirtió en el disco, y sí que había muchas cosas de las que no estabas contento de como estaban hechas. En éste hay muchas cosas que son mejorables pero que, en realidad, son carencias de nuestra propia manera de enfocar las canciones, y es una cosa que requiere una evolución más profunda. En el primero había más cosas que directamente en la superficie ya veías que no sonaba como querías. Aquí es más una cosa de que como músico te das cuenta de que quieres reformar algunas cosas, de que quieres evolucionar. Pero es distinta la percepción.

A: Este disco también plasma toda la evolución desde “Factores...” hasta ahora. Es nuestro primer disco de estudio.

.- Vosotros cuando os hice la primera entrevista, a propósito de factores, y después disteis el concierto en el Sidecar, ya me dijisteis que “Factores...” era la versión más acabada de algo que era muy viejo, y que habíais dejado atrás, que lo que estabais haciendo era muy diferente, que no tenía nada que ver con “Factores...”. Después, en el concierto casi no tocasteis nada de “Factores...”, lo cual ya cantaba mucho. Y en este disco... yo he visto pocas veces cambiar tanto entre un primer y un segundo disco. Se reconocen muchas cosas, pero también entran otras muchas cosas, el sonido está mucho mejor dibujado, temáticamente el disco no tiene nada que ver. La pregunta es si lo que haréis después será tan diferente de lo de ahora.

Pablo: Es que no se puede predecir eso.

C: No se puede predecir por nuestra forma de ver las cosas. No nos gustaría ni repetir “Factores...” ni repetir esto. Entonces es un poco difícil de predecir porque en cuanto veamos que una canción suena igual que algo que hayamos hecho antes, no nos va a gustar. Vamos a tirar por otro lado. En ese sentido no sé si el cambio será mayor, o menor, no sé. Lo que sí que sé es que será distinto, porque es así.

A: No tiene que complacer.

K: Nos tiene que complacer in situ, porque somos un poco impacientes en el momento en el que estemos grabando o componiendo nuevas canciones. Tendrá algo diferente.

.- Este disco funciona muy bien como una unidad, pero con respecto a “Factores” es verdad que cada canción tiene una personalidad.

(Entonces, somos interrumpidos por un incidente entre Kike Pierrot y su Gin Tonic, tal vez desorientado el propio Gin Tonic de que lo saquen a pasear a las cinco de la tarde. Proseguimos).

.- Las canciones tienen un sonido muy definido, un tratamiento que se podría decir que es muy “de estudio”. ¿El trasvase al directo os está resultando difícil? ¿Algunos temas renunciáis a pasarlos al directo?

A: Eso de entrada siempre lo hemos pensado.

.- Recuerdo de la otra entrevista que los considerabais dos mundos muy distintos.

A: Es que queremos demostrar que la misma canción se puede hacer de diferentes maneras.
K: Incluso hay canciones de este disco que no hemos llevado al directo.

.- ¿”Punto de Penalty”?

C: “Punto de Penalty” es una canción que no hemos conseguido llevar ese ambiente al directo. Y “Punk TV” otra. Las dos que no hemos conseguido que contaran algo en el directo. Lo mismo que si en el local al principio sí, una vez conseguido algo en el estudio, no.

K: Son dos canciones que dependen de una cosa que no podemos controlar nosotros. Y por ejemplo la contundencia que podemos tener nosotros como banda, cada uno con un instrumento, en “Punto de Penalty”, no la tenemos, porque es una canción diferente, con otra cadencia, no tiene baterías. Y “Punk TV” depende mucho de los samplers de la TV, a veces la hemos tocado en directo un poco más loca, y eso, pero no...Esas dos canciones son las únicas que no hemos tocado. Hemos tocado incluso “Homo Demens”, que es una canción muy desnuda, con la voz y la guitarra.

.- ¿Y “Hombre Milenario”?

C: Tampoco.

.- Tiene un trabajo de percusiones programadas muy así...

C: Sí.

K: Es muy difícil juntar los dos mundos. O por lo menos no hemos conseguido hacerlo. Una cosa tan orgánica, más rock, y algo más electrónico que dependa de una base, que la toca una máquina. De hecho son canciones que no las hemos tocado en directo, porque por ejemplo “Hombre Milenario” nació en una maqueta.

C: Sí que es un trabajo de estudio. Pero no veo que sea algo negativo, son dos maneras de componer distintas. Y el estudio de ofrece la posibilidad de hacer eso, y el directo... en directo, no nos sentimos cómodos haciendo eso. Se puede hacer. Puedes hacer la versión igual, tocando con la secuencia, pero para nosotros transmite una frialdad que no tiene ningún sentido. Y hemos visto grupos que llevan un porcentaje muy alto grabado, y la sensación es muy fría, la transmisión es cero.

K: Es un poco empeñarse en hacer las canciones que has grabado en un disco en directo. Y nosotros pensamos otra cosa de esto, que no hace falta.

A: Sobre todo existe la intención de no hacer las cosas por hacerlas. Si nosotros hemos grabado eso, y en directo no sentimos que va a representar al grupo, o que el grupo tiene esa propuesta, no lo vamos a hacer porque sí. Es buscar una coherencia y ser sinceros.

.- El disco parece ser conceptual, y os he leído que parte de “Dios Oppenheimer”, y de ahí brotó un poco el resto. ¿Cómo surgió? ¿Fueron saliendo las canciones por su cuenta y luego las preparasteis para que tuvieran una cierta coherencia?

C: No, no, no. Es que las cosas no brotan así. La clave es precisamente el término “brotar”. Es decir, van brotando y luego a la hora de finalizarlo sí que le buscas tú una unidad. Y en realidad porque lo tienes que plasmar en un disco. La clave es que había melodías, había frases, había trozos de letras... y cuando surge la canción de “Dios Oppenheimer”, que tiene esa temática concreta, sí que te das cuenta de que todo lo otro estabas haciendo sí que tiene una conexión. Y entonces lo finalizas con la idea de que hay una unión. Pero el comienzo es completamente espontáneo, parte de una misma emoción al enfrentarte a las cosas.

K: Y en realidad es un brote contagioso. Es un brote natural que te contagia, que te hace percibir las cosas con ese mismo prisma, y entonces te hace hacer las cosas en pos de esa idea.

.- También se nota que habéis metido otros elementos, una sensibilidad más acústica, que si no es folk, sí que parece folk psicodélico de los sesenta. Y las otras referencias que antes eran muy claras en vosotros, se ha dosificado un poco más. ¿Es porque es música que habéis venido escuchando después de haber hecho las canciones de “Factores...”, o que no habían salido hasta ahora?

C: Es un poco difícil.

A: Es un poco como lo que te he dicho antes. A nosotros nos encanta la música. Y si tenemos que tocar una sardana para contar lo que queremos contar, lo vamos a hacer. Todo nos vale, si nos vale.

C: Bueno, esto no...

(Está sonando David Bustamante de fondo, en pleno éxtasis regetón)

P: Nos gusta Bustamente...

A: Bueno, he puesto un extremismo. Pero si nos vale para contar lo que queremos, lo usaremos.

C: También vas haciendo criba de las influencias, quizá no de manera consciente, pero tiendes a despojarte de cosas. Queremos que nos permita sonar auténticos. Siempre se filtrarán cosas, porque es así, siempre ha sido así. Pero sí que es importante, escuchar cosas que no hayas escuchado. Y no tanto por ansia de novedad, sino porque tú mismo lo necesitas. Como devoradores de discos que somos, buscas algo que te suene fresco, vamos a buscarlo. Si lo encuentras, guay.

K: Por ejemplo Animal Collective sí que es un grupo que nos ha marcado en esta última etapa, cuando estábamos haciendo este disco. No te lo voy a negar. Si quieres un nombre en concreto, ese ha ayudado a que nuestra percepción de la música cambie.

A: Como muy libre. Sí. Eso nos gusta: que prevalezca música por encima del prejuicio. Al final todo es tan superficial como “mola”, “tiene rollo”. Lo puedes vestir de mil maneras, pero se reduce a lo que suena.

.- Vosotros dos (Carlos y Kike) estáis trabajando con Remate. Y teniendo en cuenta que lo que me contasteis, que sois un grupo que habéis aprendido casi a tocar juntos, esto debe suponer cambiar mucho la dinámica a la que estáis acostumbrados con Pal.

K: Para mí no. Aunque el registro cambie, tampoco tanto. Porque sigue siendo música. Lo de Remate es un poco participar con él de una manera más de músico, también espiritual, pero él tiene unas canciones que me gustan mucho, que yo respeto, y que yo intento vestir y disfrutar con él mientras las está interpretando. Los mundos que te sugieren son diferentes, pero al final, es tocar.

C: Y la manera de participar es diferente. Porque no estás desde el origen. Nosotros la manera que tenemos de componer es, desde los cuatro, hacer algo, aunque haya una idea originaria de uno. Los cuatro somos autores. A lo mejor con Remate Kike y yo somos más secundarios, entre comillas. No es que seamos un adorno, pero sí es verdad que la canción ya está.

.- Pero la verdad es que hacer este trabajo que es distinto, de lo que aprendáis, porque también es aprender (asienten) puede aportar algo, traerlo a Pal, y ganar una perspectiva.

C: Seguro.

A: En el disco pasa, en el último tema. Pero no de manera predeterminada.

C: Además no sólo como músico, tal vez como oyentes, al contacto con Remate el flujo de discos cambie. Tal vez aquello que comentabas del folk, estoy escuchando cosas que conocía pero no en esa profundidad. Es decir que te enriquece a todos los niveles.

K: Igual que a él nuestra influencia.

.- De hecho sé que Remate está trabajando más con una banda.

K: Es algo que ha salido natural. Por ejemplo he conocido a Jim O’Rourke a través de Remate y me parece un músico increíble, que tiene unas atmósferas que no tienen nada que ver con Pal, pero que también están ahí.

.- Todo el mundo se queda con el tema de “Punk TV”, y tengo conocimiento de la historia, tal vez os gustaría contar la historia para el que no la conozca...

K: Bueno, yo soy adicto, ahora un poco menos, a lo mejor por falta de tiempo, pero era adicto a grabar cosas de la tele. Y luego decidimos que en la canción cada uno metiera una cinta, porque un día estuvimos hablando de la tele. Y todos viendo la tele, pero como mirarla. Y que cada uno grabara una cinta, pero con todo: con informativos, con Terelu... con todo lo que ponen en la puta tele... y luego nos juntamos todos con un material que era una locura de ensamblar. Y a través de cribas, cribas y cribas, al final quedaron Alberto y Carlos, y le dieron un sentido.

C: Lo que dice Kike del principio era un discurso anti-PP total. El tema surgió en la época más dura de Aznar.

.- Es que Aznar es uno de los tres vocalistas más importantes del disco...

A: Hey, que también sale Zapatero.

K: Surgió a partir de “Hay Motivo”. Porque venían cortes de los primeros debates políticos, y era cachondo, porque había cortes del de año 93 de Aznar diciendo que Felipe González hacía todo lo que luego él acabó haciendo, con su partido, con todo.

.- Es que la dinámica del poder es esa....

C: Sí...

K: Es que era muy cachondo. Y todos los acontecimientos, lo del Prestige...

C: Y luego el material, en la maqueta, era totalmente anti-PP. Pero luego la escuchamos y no nos sentíamos tan identificados, porque era un panfleto anti-PP, y parecería pro-SOE. No queríamos que se quedara sólo en eso y buscamos más material. Y que se convirtiera en algo más complejo. No ha quedado muy político, sino algo más del estado del mundo....

.- A mí me ha gustado porque habéis metido muchas frases de telediario estúpido que se lleva ahora....

K: Espectáculo.

.- Sí, pero especialmente el del fin de semana, en plan “En China nace una serpiente con dos cabezas” y enganchan con que los chinos montan en bicicleta, y así forman un bucle de tonterías, como el “Ratzinger de chocolate”, que me partía la caja, porque me acordaba y no me acordaba....Es curioso porque ha cogido.... las grabaciones de los cortes de voz parecen coger una cadencia...

C: Te puedo asegurar que está muy pensado. Y no teníamos pensado pensarlo tanto, pero al final había que darle una coherencia. Hicimos como cinco pruebas de la mezcla final, para que cogiera un ritmo por las frases.

A: Al final nace de una obsesión que tienes en la cabeza, y parece que hagas lo que hagas te lleva a esa obsesión. La nuestra era estar hasta la polla de todo, así que coges la tele, y sale que estás hasta la polla de la tele.

C: Y mola. La toxicidad que tiene la tele, hasta el punto de que la tele también reparte, se vuelve punk. Coge un poco más fuerza porque está concentrado, pero es la sensación que tienes al acabar la semana. Estaba viendo a Bush hablar de la guerra de Irak, diciendo que no les podía pasar lo de Vietnam, que tenían que persistir....¡y lo estaba diciendo en Vietnam!. Me tuve que ir del salón. Es alucinante...

.- Ya me habéis comentado como llegasteis a introducir las colaboraciones. ¿Creéis que seguiréis utilizándolas en el futuro? Bueno, siempre me contestáis lo mismo...

C: Es que es verdad. Depende del momento.

K: Es una cosa que no se puede decir.

A: Yo creo que sí porque es divertido.

.- En parte porque es gente que toca instrumentos que vosotros no tocáis, como por ejemplo la trompeta. Si queréis meter una trompeta, no os quedará más remedio...

K: En parte sí, pero por ejemplo lo de Nacho tenía un componente como generacional. Que dijera esa frase es como muy significativo. Yo estaba seguro de que la gente preguntaría, haría alguna clase de simbología con aquello. Y hay eso.

C: Por ejemplo, hablando con Nacho del título del disco, él estaba en completa sintonía con lo que estábamos diciendo, el hecho de que cantara esa canción tenía esa simbología. No es el mero hecho de “Nacho Vegas canta en nuestro disco”. Es un tío que admiramos y si estaba en sintonía con esto, perfecto.

K: Y si aparecen otros músicos que conozcamos con el tiempo....

C: Lo que mola de que colabore gente es que nosotros siempre estamos metidos en el local juntos, y cuando metes gente en el disco, te da un estímulo, y a la hora de escucharlo nosotros mismos... siempre enriquece.

K: Suma fuerzas. Cuando tú haces algo con una pasión y un convencimiento, y se suma alguien porque le gusta, y por ejemplo Álvaro Mir, que lo hemos conocido hace poco y que hemos conectado de una manera increíble. Y a partir de ahora va a ser nuestro diseñador para todo. Porque además él mismo ve otra cosa dentro de nuestra música y de nosotros. Siempre está para sumar.

(Álvaro ha estado junto con David Amargor escuchando la entrevista desde la barrera)

.- Y esto me llevaría a hablar de lo que aporta un productor. Que se parece a esto. Cuesta definirlo, hay gente que no sabe lo que es. Y vosotros me estáis comentando lo que Paco Loco aportó, que él sí lo veía y Rosillo no lo veía. Y en cierto modo es un punto de vista un poco externo. Y yo veo muchos grupos que cuando se comienzan a producir a si mismos, se pierden. Porque pierden la perspectiva. Vosotros sois una unidad muy compacta y quizá sí que os venga bien esto, que si democráticamente y con mucho cariño entre vosotros, os vais los cuatro contra una pared, os digan: “os vais contra una pared”.

A: Es una característica del grupo que no sé si nos gusta, o no nos gusta. Pero somos muy así.

K: ¡Es que somos de un pueblo muy pequeño!. De Torrijos.... es así tío. Si es que lo veníamos hablando en el viaje. Que teníamos que dejar que algún productor que nos metiera más mano. Para ver que pasaba...

.- Es que tampoco hay muchos...

A: Es que eso. Es como la tía reprimida. Queremos que nos metan mano, pero a ver quien nos mete mano...

.- Que se lave por lo menos...

A: Y que sepa meternos mano...

C: Es que es muy difícil...Hablábamos eso. Es necesario...

K: Es cuando dices “con quien te vas”... y dices con Paco... no es porque no haya otra cosa. Porque Paco aporta muchas cosas...

.- A ver, que yo soy muy fan de Paco. Y otras cosas me lo dejan claro. Como por ejemplo el disco que ha hecho Nacho con Bunbury, él se ha traído a Bunbury a su terreno, a Cádiz, y éste encantado. Porque de lo que se puede encontrar Bunbury en el mainstream español.. aunque Bunbury es un tío que se ve inquieto, no creo que en su mundo lo tuviera localizado. Y sin embargo, estoy seguro que el próximo disco que haga Bunbury, lo hará con Paco.

C: Es que Paco es muy bueno.

K: Lo que nos pasa con Paco es que a veces no compartimos muchas referencias musicales. Y maneras de hacer las cosas, hay miles, pero lo que quieres contar, cuenta mucho. Y a lo mejor Paco a veces tiene otra forma de ver las cosas. Nos pasó eso que teníamos conflictos cuando grabábamos las bases, porque muchas veces las canciones no las grabábamos enteras de principio a fin, no estaban montadas. Y él tampoco sabía como iban las canciones. Y su aportación era un poco más a ciegas que si hubiéramos llegado con “Mira Paco tenemos estas canciones y vamos a estar aquí dos semanas y grabar un disco, y tú aportas tus cosas. Y cambias una línea de bajo, un acorde de guitarra...”. Y eso no pasó.

A: Y no pasó.... mucho porque éramos muy conscientes de lo que queríamos hacer. Y nos cerramos muchos, en plan, o es esto o no es nada. Íbamos con mucho miedo.

C: Habíamos tenido malas experiencias con otra gente, grabando maquetas. Y nos parecía que nadie nos entendía. Y que sabíamos mejor que nadie como se hacía. Y en eso a Paco le pasó factura, porque yo creo que Paco entendía mejor de lo que nosotros creíamos y habar confiado un poco más hubiera beneficiado al disco. Pero eso nunca lo sabes.

.- Creo que también hay un problema de referentes musicales. En el sentido de que en España falta “masa crítica” de gente de cada submundillo de esos de me gusta esto y lo otro. Y que a su vez haya una escuela, un ingeniero de sonido, o un productor que entienda más de esto o de lo otro.

C: Pero lo que no te aporta uno, te lo aporta el otro. Porque Paco tiene una experiencia alucinante, de manejo de texturas, de diferentes cosas que puedes hacer, de una creatividad... alucinante. Tiene una creatividad increíble.

K: Yo con Remate, aluciné. Porque el último disco, fuimos a tocar al Primavera con Remate y cuando llegamos, Remate se fue, estuvo dos días con Paco y grabó las bases de veintidós canciones. Tenían todo el disco montado en la cabeza. Yo llegué allí y flipaba, no sabía de que iba la movida, había canciones que no había escuchado en la puta vida. Y era meterme a grabarlas sin saber de que iban. Y tiene esa capacidad increíble, porque ha grabado a miles de grupos distintos. Pero somos muy desconfiados. Y darle a alguien la mano y decirle que tú te encargas de la producción del disco.

.- Es como la madre que deja a su niño el primer día de colegio en la puerta... y piensa que a ver como me lo devuelven.

K: Sí da un poco de miedo.

.- Estáis ya haciendo temas nuevos, supongo.

C: Hay bocetos. Muy embrionario.

K: Por lo de ahora nos estamos haciendo un local, un techo, donde tocar. Porque estábamos hasta la polla de estar en Madrid, de tocar en sitios pequeñitos, de quedarnos sordos, de no poder hacer cosas que queríamos hacer.

.- ¿Dónde?

K: En el pueblo, hombre. En Torrijos...

C: Hemos vuelto.

.- El precio del metro cuadrado supongo que influye...

C: También algo.

K: Y estamos ahí. Y en Diciembre queremos meternos allí. Haremos un último concierto en Torrijos, el 2 de enero el último en Madrid. Y parar de conciertos, meternos en el local, en el estudio y ensayar...

A: Hacer cosas nuevas. Buscar el estímulo.

K: Yo estoy escuchando música de Puerto Rico, Alberto de Estambul, Carlos está con Solo los Solo flipado.

A: Pablito se va ha hacer un fly case...

.- ¿Y que estás escuchando?

P: Nada. Sólo veo la TV. (Risas)

.- Hombre la tele, creo que está a punto de entrar en otro momento de apocalipsis... Bueno, poco más... Ah, sí, os lo quería agradecer, porque me he comprado el cuarto de Faust, que lo acaban de reeditar, y me lo habíais recomendado. Es una reedición muy chula además, porque tiene versiones sin cortar de los temas del medley. (Kike tararea uno de las bases de sintetizador). Sí, de esos cortes. Es un disco tremendo.

C: A que es la ostia.... Lo descubrió Alberto. Se lo sacó de la chistera.

.- A ver que saco yo con todo esto....

ENRIQUE MARTÍNEZ (Diciembre 2006)