(julio, 2003)

Desaparecido el caos de sus dos trabajos anteriores, vuelve el lado más amable de Sr Chinarro con “El ventríloco de sí mismo”, su último disco y una de sus más inspiradas colecciones de canciones. Con él retorna el chinarrismo a épocas pasadas y da por cerrado el paréntesis ¿post-rock? de sus últimas creaciones, que había desesperado a más de un fan encendido que no daba crédito a su viraje musical. Y, si como dice Antonio Luque, que el estado mental por lógica se vuelca en la obra de un músico, también se puede aplicar el silogismo a la inversa, y encontrar una razón para toparse ante un Luque jugoso con el entrevistador, divertido, ocurrente y repartiendo titulares de continuo. Lo más curioso es que, al parecer, todo era cuestión de encontrar una asistenta que le ordenase la casa y con ella la vida. Así que demos la bienvenida a un remozado Luque que nos habla del pasado, presente y futuro de uno de los emblemas del pop independiente nacional. Marco el prefijo 95 y me saluda el autor de “El Panal”. Pasen y vean.


-Dos obras asfixiantes ( “La Primera Ópera Envasada al Vacío” y “Cobre Cuanto Antes”) y retornas con “El Ventríloco de sí mismo”, un disco de fácil escucha y mucho más luminoso. Sí “La Primera Ópera “ era el disco de la crisis de la madurez, ¿ ha llegado la catarsis?

No, eso no lo he dicho yo. Me habían preguntado si podía ser, y sí podía ser, pero cuando hice “ La Primera Ópera Envasada al vacío” no estaba diciendo “ oh que crisis” (risas). Pero desde luego no me sentía muy bien. En esa época me vi obligado de dejar de ver a una chica con la que llevaba un tiempo y entonces ella o, más bien, el que ella desapareciese fue la madurez... Pero no lo sé, era una época muy desordenada y por eso el disco salió así, está claro, tu estado mental se refleja en todo lo que haces. Mi casa, por ejemplo, estaba toda llena de pelusas y cuando componía salía todo parecido.
También tuvo que ver, que no recuerdo haberlo mencionado, los chicos que tocaron en ese disco, del puerto de Santa María, pero bueno el responsable fui yo, que fui quien llamó a esta gente. Básicamente los bajos tienen poco peso, pero se hicieron como yo dije en todo momento y, ahí sí, fue el batería quien introdujo un elemento nuevo en el disco. También Paco Loco en las mezclas que hizo cosas no se habían hecho nunca para Chinarro, pero también fue idea mía ir grabar con él. Lo que no estoy de acuerdo es que “Cobre cuanto antes” sea tan asfixiante.

- Ummm, a mi sí que me parece asfixiante y caótico. Yo la primera vez que lo escuché lo recuerdo perfectamente. Fue un adelanto por la radio y estaba empalmando toda una noche para un examen sin dormir. Con mi estado mental me sentí plenamente identificado con su sonido.

Pues me parece muy bien que haya alguien que se sienta identificado con Sr Chinarro en algún momento de su vida. Yo creo que quizá en ese me pasé con las guitarras, esto era la continuación de la “Tapia del perejil” y a última hora decidí darle un tratamiento más rock a las canciones. Y quizá alguna se quedó ahí a medio camino y duele,... pero es que todos los discos están a medio camino, todos están entre el anterior y el siguiente, no se puede estar quieto en una sola postura.

A mí, ahora, “El Ventríloco de sí mismo” me parece que no está muy definido tampoco, porque suena más amable pero, por ejemplo, son canciones sin estribillo ni hago con la voz ningún derroche melódico, que por otra parte tampoco estoy preparado. Pero bueno, que no hay melodías tan claras y estribillos tan claros como en “El por qué de mis peinados”, así que seguramente esté en camino hacia un disco mucho más normal, como aquel del 97, que, por otra parte, fue así porque fue un gran año.

-Algunos de tus seguidores, sobre todo quienes no aceptaron de muy buen grado tus dos discos anteriores, interpretan este paso como una feliz vuelta a los orígenes y lo sitúan entre tus mejores discos. ¿Piensas que quizá es tu disco más accesible?. Personalmente creo que para quien no conozca a Sr Chinarro sería perfecto.

Es una lástima entonces que los tentáculos de la compañía no permitan hacer promoción a niveles mayores. Pero no creo yo que la gente normal oyendo esas canciones..., hombre ,si las oyesen 25 veces a lo mejor sí, pero las letras siguen siendo un impedimento para que la gente que no haya conocido ya al grupo se suba. Bueno, siempre hay alguno por ahí que puede apuntarse, y a ese es al que hay que llegar con la poca promoción que se puede hacer.
Ahora espero que el siguiente sí sea algo más claro para la gente. Estoy pensando en hacer algo accesible, pero de verdad. El problema es hacerlo accesible y bueno, que es difícil hacer algo para mucha gente y que no sea grosero. La misma palabra lo dice: grosero, grosor, masa, muchedumbre. .. está todo relacionado, sobre todo para un misántropo como yo, que con la edad ya me empiezo a dar cuenta. No sé como quedará el próximo disco, espero no acercarme al ridículo

- Lo grabaste prácticamente en solitario. ¿ Era por darle un nuevo enfoque al sonido?

No, lo grabé en solitario porque no tenía grupo, así de fácil. Aunque yo sigo componiendo las canciones solo, aquí en casa, no porque desprecie el talento de nadie, sino porque Alfonso está muy ocupado con su estudio de grabación y con sus cosas. Ni yo mismo tengo tiempo para componer y saco el tiempo de donde puedo, ahí a las tres de la mañana, y claro, no le puedo decir a Alfonso que venga a acompañarme a las tres de la mañana, que quedaría un poco sospechoso (risas). Compongo yo solo en casa, pero cuando voy a grabarlo me gusta pasarle a ellos antes las maquetas, para que cuando vayan a grabarlas puedan tocar su parte. Incluso Alfonso, que es un tipo genial, nos cede su estudio de grabación para que vayamos a ensayar allí, para que yo vea como funcionan las canciones en directo y limar cosas que en casa creo que funcionan y, luego, al grabarlas no van tan bien. Ahora tocaremos todos juntos las canciones y posteriormente cada uno de ellos graban su parte. Pero eso pasa ahora, porque Alfonso se ha ofrecido a tocar el bajo y participar activamente y que Manolo a la batería y Juan Luis los teclados, aunque creo que va a tocar también las guitarras porque estoy pensando quitar teclados. Sí, seguramente el disco suene mucho mejor

-Como siempre, al hablar de este disco, todo el mundo vuelve a emplear las palabras “costumbrismo” y “surrealismo”...

...y “vuelta de tuerca” (risas)

- ¿Tú hasta que punto te identificas con ello?

Yo podría empezar a burlarme un poco, pero me parece un poco injusto que hablen bien de un disco y, porque digan esas cosas, empezar yo a burlarme. Lo habría hecho hace unos años, quizá, pero ahora, como soy mayor, digo que agradezco todas las buenas críticas que recibo de la mayoría de la prensa y nada más. Si le parecen “costumbristas” y el Mediterráneo, y Silvio, Paolo Conte y la “vuelta de tuerca”, pero les parece bien, pues yo les doy las gracias.



- Leí en internet una crítica, pienso que muy acertada, que decía que de tus últimas canciones eran un nuevo tratado de “esquizofrenia doméstica”. Creo que “Tostadora on” o “ Me hipotecaré a -20ºC” podrían verse reflejadas en ello.

Eso me gusta más que lo de “vuelta de tuerca” (risas). Sí, es que yo tengo amigos que me han acusado formalmente de estar loco. O en el trabajo lo dicen: “este tío está totalmente loco”. Es evidente que yo tengo una forma de relacionar conceptos y de ver las cosas totalmente rara. Yo no me considero un genio de ninguna manera, pero recuerdo, por ejemplo, un problema de química en la selectividad que nadie sabía resolver, ni siquiera el profesor de química, y yo lo resolví porque había que tomar un camino que nadie había pensado. Muchas veces esa facilidad que tengo para tomar ese camino me da una cierta ventaja. Eso algunas veces, porque la mayoría es un handicap, el de verme y sentirme incomprendido.
Yo desde hace muchísimos años solamente he podido mantener como amigos a dos o tres locos: Juan Giménez, el bajista de los Hébridas que es muy amigo mío, que también está un poco zumbado, Bonelli que tocó en el primer disco de Chinarro... , vamos, dos o tres locos que estamos zumbados de fumar hachís, pero gente que tiene esa capacidad para ver las cosas de ese otro lado. Yo he estado en reuniones, en un piso ahí bebiendo con los colegas y la gente se asustaba al ver de lo que hablabas. O sobre todo, cuando ibas a hablar con chicas, a ligar vamos, que ponían una cara de terror...Y eso no lo hacías para parecer un genio y que dijeran “Antonio Luque es un genio”, sino porque te sale así. Más bien para mal, porque te trae más problemas que ventajas en la vida: de la música no he ganado mucho dinero y sin embargo, he espantado a muchas chicas que me gustaría no haber espantado (risas). Te lo juro.

-Del disco en general se intuye como sí ironizaras, desde una posición de outsider y desde esa dificultad de integrarte en la vida convencional, sobre lo que es el adocenamiento y la vida adulta.

Sí, eso es totalmente cierto. En eso fue importante la época de la Opera al vacío, que me vine a vivir solo en el 99. Entonces claro, al principio es muy divertido porque te vas a vivir sólo, pero tampoco no te vas a trabajar al extranjero y es como si fueran unas vacaciones. Pero luego es un follón. Fue un puntazo. Yo creo que empecé a salir de la racha de la Opera, no precisamente por cambiar de grupo, sino porque encontré una chacha que era fantástica (risas). Bueno, cuando digo chacha quiero decir una mujer que te ordena la casa y todo eso... y entonces la casa apareció con un brillo in-sos-pe-cha-do (se descojona). Eso ya significaba una voluntad de orden y a partir de ahí empecé a ver las cosas con más claridad, incluso me pude echar una novia. Pero aún así, con novia y todo, me parece que hay muchos motivos para aburrirse de la vida convencional, ¿no?. Mi nevera es sin duda la que menos comida ha visto en cuatro años del mundo, hasta niveles etíopes y, bueno, debo haber hecho la cama unas 8 veces en los últimos años.
Pero no sólo me refiero a eso, sino que es una tontería ir a trabajar y luego ponerte la tele, pero es un problema, porque los amigos se han ido...Bueno tu lo sabrás porque ahí en Galicia también hay mucha emigración, ¿no?.

- Sí, claro

Y eso, la gente se va. Si viviera en Madrid mi vida sería más parecida a mi vida del 95 ó el 97, pero es que ahora no hay nadie.

-¿Y desde esa postura, usas la ironía para distanciarte y resultar menos trágico o triste?

Es que la ironía es la única solución posible. Vamos, el sentido del humor, no tanto la ironía que es decir una cosa y querer significar lo contrario, prefiero el sentido del humor en general. Es que en primer lugar soy sevillano y aquí se usa mucho, aunque normalmente sea para hacerle daño al de al lado, que espero no resultar yo tan letal como muchos sevillanos que conozco. Por otra parte...bueno no, por la misma parte, sirve para estar un poco más contento ante lo doloroso que significa imaginarse aquí, en un bloque de pisos , trabajando en cosas que no te interesan en absoluto para mantener un celda en un panal. Y nada...supongo que cuando aparezcan los niños me imagino que veré las cosas diferente. Con niños por aquí esto sí que puede ser un show. Sobre todo como se parezca a mí (risas)

-Tus letras siempre dieron mucho que hablar y que especular sobre ellas. ¿ Piensas que han sido bien interpretadas?.

Es que yo cuando alguien me dice que ha interpretado algo en mis letras yo nunca le pregunto qué es lo que ha entendido, por si acaso (risas). Pasa igual en las parejas, cuando una pareja se lleva bien no vale no descubrirse a ver si uno sabe lo que realmente el otro es, o lo que uno sabe de sí mismo, porque lo que el otro es no lo sabe nunca nadie, ni siquiera el otro. Y aquí llegamos al punto en que se ha llegado afirmar que mis letras son una loa a la incomunicación, que en realidad nos atranca sin remedio. Quiero decir que la comunicación es posible o no lo es. Hay filósofos, sobre todo del siglo XX, que afirmaban que la comunicación es más un juego que otra cosa, una ilusión. Entiende el ser como algo que está ahí, que es indiscutible, el ser como algo de lo que hablamos y si el ser desaparece hablaríamos solo de un juego. Y partir de ahí podrás entender mis letras.

Pero, no sé, me encanta que alguien me diga que ha entendido mis letras, me parece genial, porque no sólo ha hecho el esfuerzo, sino que se ha atrevido a decírmelo, pero ni le voy a preguntar qué ha entendido ni yo voy a explicar las letras. Ayer me preguntaron por una letra y no se la expliqué, cosa que para algunos será un motivo de sospecha. Pero imagínate que explico una, luego tendría que explicarlas todas y sería un follón impresionante ( risas)

-¿Hay una referencia al Sevilla y por algún lado se dice “verdiblanca”, creo que pensando en el Betis. ¿Eres futbolero?

Sí, sí, este año he sido más, porque tengo un hermano de 16 años y mi padre me dijo que quería sacarle el carnet, pero que no quería acompañarle siempre. Entonces mi padre me dijo que me pagaba el carnet para que le acompañase y yo encantado de la vida. Nunca me lo había sacado, porque de pronto darle 40000 pesetas a Lopera no me apetecía mucho, pero bueno, como lo pagó mi padre está bien. Pero no me gusta pertenecer demasiado a ningún club y menos a un club como el Betis que esta así...bueno menos todavía sería al Sevilla. Soy del Betis, pero me pasa como con los cd´s, que me parece un poco caro. El campo del Betis se sigue llenando, en su mayoría de socios que te sale como unas 1000 pesetas a la semana, que no está tan mal. Pero igual me pasa con los cd´s, que no entiendo porque tienen que valer 3000 pesetas, pues no entiendo porque ir a ver al Betis tiene que valer 6000.

-Hay un tema en concreto “Pelillos a la mar” que me resulta muy curioso por su música ,con ese aire rockero.

Sí, me sonó raro, pero también suena raro o más “ Me hipotecaré a -20ª”. Pero no pasa nada, es que el ritmo está desdoblado. Si el ritmo va a 780 bpm pues lo pones a 90 y sonaría mas “chinarro”, es decir por cada dos golpes de caja borras uno. Pero tampoco pensé que tendría que preocuparme por eso, por meter canciones mas rápidas..

- Que va, si han quedado guays, lo que pasa es que mirando tu web me he encontrado con unas declaraciones tuyas muy graciosas que decían que siempre hacías la misma canción y estás parecen las excepciones.

Hombre sí, en el último disco he sido un poco más infiel, pero canciones como “Marrones” es la de siempre. Es que pasa como el genoma de los miembros de una misma familia: las variaciones son mínimas, mínimas pero dan resultados distintos. Mi hermana María José tiene seguramente todos los genes iguales que yo, excepto un par. Podríamos decir, por tanto, que somos los mismos. Pero ciertamente, luego no lo somos.


-Siempre que citas los grupos que escuchas aparecen The Smiths, The Cure, New Order y Joy División. En ese sentido, el sustrato de Sr Chinarro es claramente ochentero. Eso se nota mucho en la forma de trabajar y en el protagonismo que tienen los bajos, algo que en este último disco vuelve a brillar como si, quizá, ese retorno a un sonido pasado fuera pareja a una vuelta a las influencias de verdad del grupo.

Sí, puede ser. Es que en los anteriores discos yo componía sin pensar mucho en el bajo y luego los he marcado un poco con las notas según me ha venido, casi, casi en el estudio de grabación. En ocasiones ni he usado bajo como en la “Tapia del perejil”. En la época de Belmonte él tenía un bajo, un Hofner como el de McCartney y los trabajábamos más. Un poco antes de grabar “Cobre cuanto ante” me compré un bajo acústico, que es muy cómodo, porque no lo tengo que enchufar ni nada y, a partir de ahí, volví a trabajar los bajos como en la época de Belmonte. Volvió de nuevo esa manera de tocar y creo que se podría hacer una línea directa desde “El por qué de mis peinados “ y “No sé que no se cuantos “ hasta el “Ventríloco de si mismo”, porque son discos hechos usando el bajo desde el primer momento como base rítmica y constitutiva de las canciones.

Y es que claro, para trabajar el bajo, hay que tener uno y lo increíble es que hasta el 2002 no decidí comprarme uno y eso dependía de que tuviera un miembro fijo que tuviese un bajo eléctrico. Así me luce el pelo

-Ayer he estado escuchando tu primer disco y me llamaba la atención como había cambiado tu voz en todo ese tiempo. ¿ Cómo ves tu ahora ese primer disco?

Es que en el primer disco no había fumado nunca, eso para empezar. Yo ahora no fumo pero he fumado lo mío en ese periodo intermedio (risas). Empecé a fumar justo al terminar de grabar el primer disco y eso me ha cambiado mucho la voz. Luego también el hablar mucho, que yo hablo bastante y eso te va haciendo daño. Mi padre, que tiene la voz igual que yo, lo tuvieron que operar de pólipos hará un año y medio. Eso te hace daño a las cuerdas. Aunque Kramer empleó allí unos medios para grabar las voces un poco raros, una tecnología ahí ...

-Sí, sí, suena un poco colosal ....

Es que él me preguntó qué como la quería y, como no le dije nada, así lo grabó.

-Llevas dos años editando trabajos sin parar, ¿sigues en esa etapa polífica?

Se avecinan cambios, pero yo me figuro que, por estas fechas, para el año que viene si no está el disco lo estaré grabando.

-Por lo que me contabas al principio de la entrevista, intuyo que será un trabajo más pop.

Sí, yo creo que sí. Las cuatros canciones que tenemos compuestas están en otro mundo (risas). Son Chinarro pero tienen estribillo y están bastante mejor hechas. De esas cuatro he eliminado ya cinco, o sea que he hecho nueve, el nivel de exigencia es mayor. Y no sólo eso, es que las estoy puliendo mucho más. “El Ventríloco de sí Mismo” la verdad es que le di el visto bueno un poco rápido, pero a lo mejor necesitaba hacerlo así para llegar a la fase en la que estoy ahora.

- O sea, que pronto el reventón comercial de Sr Chinarro, jejeje.

Que va, se van a vender las mismas copias, ya lo verás. Pero por lo menos, cuando la gente se lo ponga lo va a poder disfrutar un poco más. Yo, cuando hago una canción, te prometo que no estoy pensando en hacerme rico, pero sí estoy pensando que luego la gente que normalmente se calla aquí en Sevilla, pues hay veces que no lo pueden evitar y dicen: “escucha esta canción: es de puta madre” (risas). Normalmente se muerden la lengua, y cuando no lo pueden evitar para mí es un motivo de alegría. Y sí lo hago, más que nada, por vanidad, porque soy un poco presumido.... musicalmente

 

JAVIER BECERRA