Las 4 de la madrugada. Lavo mi cara, tomo una taza de café, enciendo un pitillo y me siento al lado del teléfono en el salón con las preguntas en la mano. Silencio, la niña está durmiendo, mi padre y mi madre no saben que estoy a punto de pasar media hora de conversación telefónica con alguien de Inglaterra. Nada menos que Dickon Hinchliffe, el violinista de TINDERSTICKS

-Hola, me gustaría hablar con Dickon

-Él fue a llevar a los niños al colegio

-Pensé que pudiera haberme equivocado de horario... Mi nombre es Ana y estoy llamando de Brasil para hacer una entrevista con él

-Sí, él está esperando tu llamada. ¿Puedes esperar 20 minutos?

- No, llamo en la hora acordada, en una hora. Muchas gracias.

-¿En serio?

-Sí claro. Muchas gracias.

-De acuerdo.

-Chao

-Chao.

Con una carrera tan prolífica y diversa, un nuevo capítulo en la historia de Tindersticks se inicia con su sexto álbum de estudio, “Waiting for the Moon”. La banda finalmente ha conseguido hacer el disco que siempre habían aspirado. La última vez que produjeron un álbum tan magníficamente distinto fue hace diez años con la edición de su trabajo de debut. “Es nuestro primer disco con el que estamos realmente satisfechos” declara el violinista. Es como la vida , dice Dickon. “Tú empiezas con la ingenuidad, después acumulas un poco de conocimiento del camino, empiezas a ponerlo en práctica. El siguiente estadio es aprender lo suficiente como para percibir cuanto poco sabes tú. Entonces es cuando haces un ciclo completo”. Como violinista – e pianista e ocasionalmente vocalista- Dickon Hinchcliffe me explicó todo eso y más en una conversación de madrugada.


-¿Que estarías haciendo ahora si no estuvieras haciendo esta entrevista?

- Mmmm...depende. Probablemente estaría trabajando en algunas canciones para una película americana. Como miembro de Tindersticks no trabajo mucho. Personalmente me estaría levantado de cama.

-Ah, buenos días!

- Buenos días.

-¿Estudias violín todos los días?

- No. Yo lo estudiaba cuando era niño, pero llega un punto en el que no quieres practicar más y sí hacer cosas más creativas

-¿Comenzó como un virtuoso clásico?

- Sí, comencé muy pequeño, pero con 10 o 11 años empecé a tocar otros instrumentos como la guitarra y los teclados.

-¿Fue a partir de ahí cuando entraste en la música pop?

- Yo era demasiado joven para saber en qué estaba entrando. Yo no quería tocar música de otras personas. Quería hacer cosas más creativas.

-Entonces, ¿ cuándo empezaste en los Tindersticks ya tenía en mente lo que quería?

- No. Tindersticks vino después de otra banda que teníamos, Asphalt Ribbons. Cambiamos el nombre para empezar de nuevo haciendo música para nosotros mismos y no para contratos con grandes compañías. No queríamos saber lo que otros encontraban y mucho menos nada de grandes compañías. Cuando tu comienzas a hacer cosas para ti mismo terminas llamando la atención

-¿Alguna ambición sin cumplirse?

- Sí, pienso que siempre estamos buscando algo en nuestra música. Es siempre así, de un álbum para otro. Estamos siempre pensando en nuestra música y en lo que vamos a hacer.

-¿Tal vez os gustaría hacer una banda sonora?

- Sí, nos gusta mucho eso. Es algo en lo que siempre estuvimos un poco metidos. A mí me gustaría hacer más. No tengo una película específica, es más las personas con las que tu trabajas y como se divide el sentido del arte. Es importante entender el interior de la película y la música debe ser parte de eso y no estar por estar en la película, en los créditos. Como digo, eso tiene que ver más con las personas con las que trabajas

-A veces las letras de Tindersticks parecen venir directamente de una película de Trouffaut o Louis Malle. ¿Os inspirais después de ver sus películas o de algún otro director que no he mencionado?

- (risas)¿ Te refieres al clima que creamos con nuestra música?. Sí, creo que muchas películas nos influencian, aunque no creo que directamente. Vimos esas películas cuando éramos jóvenes, entonces seguro que han tenido algún tipo de influencia en nosotros, pero escuchamos muchos estilos de música y vemos muchos tipos de películas. Pero es algo ” atmosférico”... eso viene de la combinación de todos nosotros. Es muy difícil de describir.

-Vosotros teneis hijos, parece que vivís una vida “normal y feliz”, pero cuando suben al escenario el clima es tan pesado....

- No hay una separación muy grande entre mi vida e mi música. Cuando comenzamos no teníamos hijos y, aún así, las personas y los medios estaban siempre sorprendidos porque no éramos depresivos. Se trata de capturar momentos y a veces esos momentos son oscuros y dolorosos, pero no andamos con ese tipo de actitud le día entero. Pienso que también tenemos muchas canciones felices y agradables.

-¿Cómo absorbes tú la cultura cinematográfica en tu música?

- A mí me gusta mucho ver películas. Prefiero al cine al teatro, no soy mucho de ir al teatro. El problema es el tipo de películas que se hacen por culpa de Hollywood y el mercado. Todas las películas son sobre ciencia- ficción como Matrix o sobre nuestra vida hace 100 años. Hay muy pocas películas sobre el “hoy”, pienso que las personas que no están satisfechas con sus propias vidas, deben tener vidas muy tediosas. Entonces pocas cosas buenas salen de Hollywood, pero tengo la seguridad de que existen personas deseando hacer buenas películas, pero no tienen dinero y las grandes empresas piensan que el público no iría a los cines a verlas

- Pero hay películas buenas haciéndose en países como Suecia o Dinamarca

- Sí, las hay... Pienso que es una cuestión de tiempo. En los Estados Unidos también están empezando.

-Vuestro clima oscuro siempre ha sido analizado por los críticos, ¿ piensas que tu banda se hizo conocida por ser tan introspectiva?

- Puede ser, la crítica siempre encuentra Tindersticks oscuros y atmosféricos. Eso es muy importante para nosotros, es la cuestión emocional de todo eso. Como se puede causar efecto, el efecto que causa en las personas

-¿ Qué opinas de todas las bandas “retro” actuales?

- Me parece un poco tedioso, cuando una banda es retro y no tiene su propia voz. Existen muchas bandas así hoy en día. Si tu coges The White Stripes, por ejemplo, ves que ellos son muy retro y que sus fans nunca escucharás la mayoría de sus influencias, pero al tiempo hay muchas cosas únicas en ellos. Depende de cómo tu uses tus influencias

-Bien, ¿piensas que Tindersticks hubiera funcionado si hubiera surgido en la década de los 80?

- Yo pienso que hubiese sido muy similar. Ya estábamos tocando en otras bandas antes, somos de esa época. Es difícil decir como hubiera sido

-Tindersticks tiene una actitud “crooner” incuestionable...

- Stuart Staples tiene es tipo de voz, pero está más basado en el ritmo de lo que canta. A veces las letras habladas parecen una conversación. Pero, por ejemplo, es completamente diferente a Frank Sinatra. Aunque es una influencia

-Muy diferente, vosotros teneis más variedad e influencias. Es como ser un crooner, arreglista, compositor...

- Así es. Yo pienso que los crooners son ya pasado. Alguien que escribe una canción para que otro la cante... Eso es pasado.

-Sí, vamos a hablar del nuevo álbum...

- Es un álbum… (pausa). Es el primer álbum del que estamos realmente satisfechos. Tardamos mucho tiempo en hacerlo, casi un año. De esa manera no nos sentimos con prisas. Queríamos hacer un disco sobre como nos sentimos con las personas más próximas a nosotros y nuestras relaciones con esas personas. Nos sentimos como si fuera nuestro primer disco, mucho placer y , además, tuvimos algunas colaboraciones especiales para que así fuera.

- Pareceis más soul ahora

- Sí los tres últimos discos con mas soul, tienen mucha influencia del soul. Pienso que es mucho más evidente ahora. Realmente vienen del alma, expresan algo que necesita salir.

- Al principio, nunca aparecían sus caras en las portadas de los discos y ahora sí, ¿por qué?

- Cuando empezamos estabamos preocupados por la prensa. Ellos siempre construyen algo sobre ti y dan un tipo de reputación. Parte de eso tenía que ver con el no querer dar una imagen pública que podría ser manipulada. Nunca tuvimos problemas con las compañías, pero tampoco nunca fuimos criticados antes de Tindersticks. Nadie prestaba atención a nuestras otras bandas. También es que cuando comenzamos tampoco éramos ya adolescentes. Ya teníamos 20 años o más y no pensábamos en ser ricos y famosos, solamente deseábamos hacer música para nosotros. Sabíamos que queríamos tocar más de 2 o 3 discos. Yo conozco muchas personas que sufrieron con el mito del pop y su maquinaria.

- ¿Vosotros contratais músicos para los directos? , ¿ Cómo se insertan en la banda?

- No siempre contratamos músicos, solamente lo hacemos en los casos que llevamos orquesta de cuerdas. En la última gira europea sí que los contratamos. Contratamos, ensayamos, preparábamos el sonido y hacíamos los directos. Era demasiado complicado, pero fue muy interesante. Pienso que ellos estaban interesados también, pero eran músicos clásicos que probablemente nunca habían tocado con un grupo antes o ante una audiencia que no era tan silenciosa. Pero a ellos les gustó y lo concebimos como un sonido por entero, no porque quedara bonito. Ellos escribieron todas las partituras, eran el centro, nosotros los envolvíamos y eso era muy excitante. Es algo completamente diferente que el tocar con la mayoría de las bandas de pop

- ¿Cuáles son vuestras influencias?

- Cuando yo empecé a tocar no tenía violinistas que no tocaran música clásica. Entonces escuchaba mucho blues, como Gene Harris. Yo podía escucharlo y no necesitaba tocar música clásica. Con los años tuve varios artistas así. Últimamente oigo muchas mezclas de jazz como Miles Davis. Tienes también a Josh Ritter, que es muy poco conocido pero es muy bueno. Relacionado con Tindersticks, he escuchado bastante a Bernard HerrMan. También a Curtis Mayfield, Marvin Gaye, una mezcla de músicas.

ANA GARCÍA