Sin duda debe ser parte del coraje sureño, pero elegir como teloneros a The Warlocks demuestra el valor de Kings Of Leon, que tuvieron que remontar un demoledor show de 45 minutos en el que The Warlocks demostraron todas sus facetas, a un volumen brutal, en esa búsqueda de la estupefacción en la que la presencia de siete fuentes de ruido sobre el escenario resultó providencial. Su “Shake the Dope Out” adquirió propiedades telúricas.

Horas antes, y con enorme amabilidad, Jason Anchondo, uno de los dos baterías de esta tropa, me atendió para realizar una entrevista mientras comenzaban los preparativos del sonido. Con unas facciones que denotaban un seguro origen latino, y un acento angelino algo complicado, fue contestando amablemente mientras yo podía ver a sus compañeros pulular. Hacían un verdadero contraste en la perezosa hora de la siesta estos rockeros perfectamente disfrazados con rimel y ropajes retro en el cruce entre el abandonado Paralelo barcelonés, y el final de ese Raval que se supone recuperado.

- Es vuestra primera vez en España. Habéis tocado en Bilbao y en Madrid. ¿Cómo ha ido?

En Bilbao tocamos solos, y en Madrid y aquí con Kings of Leon. En Madrid fue bien, muy ruidoso. Y esta noche también lo será.

- ¿Vais a tocar un set corto, os dejan que os estiréis?

Depende. Ayer tocamos media hora, hoy tocaremos 40, 45 minutos. Lo hacemos corto, porque ya sabes cuando abres para alguien no puedes estirarlo demasiado. Pero están siendo unos buenos shows, Kings Of Leon son buenos amigos nuestros, y los dos disfrutamos de la música de los otros, así que es más divertido de esta manera.

- Es mejor que abrir para alguien que te da igual.

Bueno normalmente cuando abrimos para alguien es porque quieren que lo hagamos. Pero no sólo nos eligen ellos, intentamos también elegir nosotros. Intentamos que nos guste su música. Sabes con Raveonettes, Interpol, BRMC. Estuvimos en Italia con Sleepy Jackson en dos “shows”, un festival en Francia con ellos, The Coral y Martina Topley - Bird. Nos gusta la música de Sleepy Jackson y fue muy bien.

- Está la cuestión de vuestro nombre. Lo usaron antes la Velvet Underground y Grateful Dead. Y son bandas que algo tiene que ver con vuestra música. Supongo que ya os lo han preguntado antes. ¿Lo elegisteis a propósito?

No era el mejor nombre que teníamos de cinco nombres o algo así. Pero bueno ¿a quién le importa que lo usaran antes?

- Pero la Velvet Underground es una banda que seguro que os gusta.

Claro. Pero creo que sólo usaron este nombre muy al principio. La mayoría de la gente no sabe que lo usaron.

- Nunca os he visto en directo, pero sois una banda grande, más que el combo de rock’n’roll típico. Tenéis cuatro guitarras...

Ahora son tres. Ahora somos Danny Hole a mi derecha en la otra batería, Laura Grisby en los teclados, coros y percusión, Boby Martine al bajo, Bobby Heckser a la guitarra rítmica y voces, Corey Lee Granet en la guitarra solista y JC Rees en la otra guitarra.

- Vuestros discos son ruidosos y potentes. Pero hasta donde escucho no es tanto mucha gente tocando cosas diferentes, como mucha gente tocando lo mismo.

En cualquier banda todo el mundo tiene que ir en el mismo ritmo. No puedes tener a uno a la suya, haciendo lo que le da la gana, porque la canción suena como una completa mierda. Hasta en las jams quieres tener una cierta estructura. Somos muchos, pero cada uno tiene su pequeña parte y cuando las juntas tienes este sonido enorme. Bobby tocará estrictamente rítmica, Corey hará la solista siguiendo eso, y JC cosas raras, distorsiones y algo de ritmo. Y tanto Danny, como yo como Bobby, nuestro bajista, estamos muy pegados. Y siendo dos baterías por ejemplo Danny y yo podemos estar tocando el mismo ritmo, pero él concentrarse en timbales y bombo, y yo en caja y platos, mezclarlo.

- Un poco como los Allman Brothers. No sonaban como vosotros pero tenían un concepto parecido para las dos baterías.

Sí tenían lo mismo. También The Grateful Dead. Muchos han hecho lo mismo. Adam & The Ants, Gary Glitter Band. Es un sonido potente, y funciona muy bien.

- ¿Hasta que punto es esta banda la idea de Bobby Heckscher? ¿Colaboráis todos? Porque es obvio que él es el líder...

Si él escribe las canciones, él viene con las ideas. Nos las enseña, y discutimos, ésta sí, dejamos la otra. Nosotros añadimos nuestras partes.

- Os deja hacer aportaciones entonces.

Sí, sí. No sería una banda si no fuera así.

- ¿Improvisáis mucho en directo?

No tanto en las canciones, igual en las jams. Yo creo que una vez las canciones están escritas y grabadas así es como hay que tocarlas. Las cosas evolucionan durante la gira, tocando y pillando confianza, sintiéndote más cómodo. Igual quitas un trozo de aquí, añades alguna pequeña cosa. Antes igual escribíamos canciones la semana antes de irnos de gira, pero ahora ya no es así. En la gira tocamos lo que hay en el disco, o en los anteriores.

- En “Phoenix Album” hay canciones más melódicas o más concretas, como “Baby Blue” o “The Dope Feels Good”. Y cosas más largas, más ruidosas y experimentales. Me gusta ese equilibrio. Si sólo hicierais canciones cortas seríais una banda más, y si sólo hicierais el tema experimental el disco sería difícil de tragar. ¿Es un equilibrio premeditado?

Es divertido como salió “Phoenix”. Estamos mejorando nuestra dinámica. Nuestro primer disco, el E.p. “The Warlocks” era directo, ruidoso, con jams. “Rise and Fall” era más etéreo, como onírico. Y “Phoenix” parece la combinación de los dos, y es la dirección en la que queremos seguir. Cuando hagamos el siguiente será un poco como “Phoenix”. Será duro, pero habrá también rollo atmosférico y así. La banda girando está cómoda, entre nosotros, con la música que hacemos y así podemos mejorar.

- Habéis conseguido buenas críticas en la prensa, el “Mojo” os ha puesto bien y otras. El problema es esta moda de la vuelta al rock. Hace unos años las bandas de guitarra eran lo peor, pero ahora están de moda. Os vi en la revista “Dazed & Confused” en un reportaje sobre la nueva escena de Los Ángeles con BRMC, que son amigos vuestros. ¿No tenéis miedo de que os lleve la resaca?

Eso pasa, pero nosotros seguiremos tocando. Si alguien quiere comprar el disco de Britney Spears y no el nuestro no iré a buscarle con una pistola. Pero la gente que está de verdad en la música no creo que tenga problemas con esto. Creo que estaremos un buen rato, y aunque no puedes predecir el futuro seguiremos tocando nuestra música. Si ahora la prensa le da por decir que el rock’n’roll está muerto y que ahora el futuro es el country, me da igual porque nunca es así. Nunca es verdad, siempre hay bandas tocando todos los estilos. Siempre hay bandas de rock’n’roll

- Pero hay un público de rock que es un poco fundamentalista. Que por ejemplo, aunque aquí (los señalo porque andan por allí) los Kings of Leon tienen un disco estupendo de rock’n’roll (asiente con la cabeza), no se van a fiar porque desde el principio han tenido mucha prensa.

Nunca pienso en eso. La prensa es parte del trabajo, pero no es el trabajo. Ellos necesitan hacer las críticas, pero el nuestro es tocar las canciones. Si te paras a fijarte en cada comentario no tendrías tiempo para otra cosa.

- En vuestros discos hay muchas referencias a las drogas, que siempre han sido parte de la cultura del rock’n’roll. ¿Creéis que la vuestra es música psicodélica?

No sé como le llega a la gente, pero no nos lo planteamos así. Sólo hacemos música. No nos drogamos y pensamos que vamos a hacer este disco tan raro y etc. Boboy escribe buenas canciones sobre cómo siente gente que conoce sobre lo que vive, si después sale así, pues es así. Quiero decir: la prensa nos ha clasificado como música psicodélica. Todo el mundo te ponen en categorías, pero ¿Tú crees que los Jesus & Mary Chain hacían psicodelia?

- Igual si surgieran ahora lo dirían.

Pero lo hacían en los ochenta y para mí sólo era música ruidosa. Música independiente.

- Hay bandas que cuando os escucho me vienen a la cabeza, como los Spacemen 3...

Es normal porque estamos influidos por todas esas bandas, Jesus & Mary Chain, Spacemen 3... todas esas bandas. No intentamos que se noten, pero siempre que escuchas a una banda puedes decir cuál era la gente que admiraban.

- Es como una continuidad de ese sonido ruidoso. No te puedes inventar la música de la nada. A veces ese sonido surge a veces sigue ahí en el underground.

Je, je...Espero que resurja otra vez.

- ¿Cuánto os queda en Europa?

Nos vamos mañana. Este es el último show y ya mañana volvemos a casa.

- ¿Cuánto tiempo habéis estado aquí?

No sé, como unos cuarenta y algo días.

- Y echáis de menos vuestra casa.

Sí. Piensa que llevamos fuera de casa tres meses. Estuvimos de gira con Black Rebel Motorcycle Club por Estados Unidos y fuimos de L.A a Nueva York. Estuvimos en Nueva York una semana y fuimos a San Francisco para hacer con la gira con Interpol. Tres días en casa y ya nos vinimos a esta gira europea. Llevamos aquí una eternidad. Me alegra tocar con esto tíos, con amigos de casa, y nos compenetramos bien, nos gusta su música y viceversa.

- Y es muy distinta Europa.

Sí, cada país es completamente diferente de nuestra casa. Incluso los países donde la gente habla bien el inglés, son como otro mundo. Suecia Holanda. Estuvimos en Holanda y no tenía nada que ver.

- Pero seguro que en Ámsterdam os lo pasasteis bien.

Sí seguro.

- Bueno pues nada más. Gracias por tu tiempo.

De nada. Espero que te guste el show.


Y así lo dejé. Pasaba a atender a la inefable cadena de radio y TV “Flaix”, fenómeno paranormal que hay que vivir en Cataluña para saber que es. Y así en vísperas electorales hice mi elección. The Warlocks, la opción de confianza. Si bien Kings Of Leon hicieron uno de los mejores shows de rock’n’roll retro que recuerdo en tiempo. Dos maneras de mirar el viejo arte de los dos acordes y medio. Una buena noche de reflexión... sobre las virtudes medicinales del rock’n’roll en tiempos de falacias.

ENRIQUE MARTÍNEZ