¿El mejor Fib de la historia?. Si observamos el cartel quizá el del 98 fuese más espectacular. Sin embargo, si nos atenemos a lo acontecido musicalmente en los escenarios de Benicassim podemos afirmar sin temor a equivocarnos, que estuvimos ante 3 días impresionantes que superaron de lejos a cualquier otra edición. De las estrellas esperadas solamente BIG STAR no estuvieron a la altura. Del resto, de las apoteósicas actuaciones de Belle and Sebastian, Pj Harvey, Orbital, Pulp o Mogwai, a revelaciones como Logwold, For Stars o Experience únicamente podemos dar la enhorabuena a la organización del mejor festival de música independiente imaginable en nuestro país. La única pega es la de siempre, la de todos los años: el trato humano a sus asistentes. En nuestro caso (estábamos en el camping cercano al pueblo) se concretizó en duchas insuficientes (12 duchas -muchas de ellas inutilizables con el paso de los días- por sexo para unas 5000/6000 personas que ocupábamos esa zona), una sensación de boy-scouts de 8 años atendiendo a las órdenes de nuestros monitores (aquello parecía una de esas escuelas militares para niños que se ven en las pelis americanas) y una falta absoluta de seguridad (y cuando la había, misteriosamente se apagaba el alumbrado para que el trapicheo siguiese funcionando) en las inmediaciones del recinto donde, nos consta, incluso intentaron robarle la pulsera del festival o la acreditación de prensa a mas de uno. Y viendo lo que se cocía por allí dudo mucho que delgaduchos fans de Belle and Sebastian como nosotros pudiésemos oponer resistencia.

JUEVES

FOR STARS

Quienes esperábamos ver al grupo de post-adolescentes taciturnos, introvertidos y melancólicos que intuíamos en sus discos, nos topamos con un sonido vitalista y abierto y un combo simpático con un Carlos Foster, al borde del telele emocional cuando tocaba y convertido en un algo pesado "hombre-anuncio" en los intervalos entre un tema y otro. Su tosca falta de imagen, la suplieron con enormes canciones que sobre el escenario se redimensionan, se electrifican y nos muestran una especie de COLDPLAY, pirados por la languidez de ROY ORBISON (versión de "Crying") y la belleza de la VELVET UNDERGROUND. Nos quedamos sin "If I could", pero a cambio nos regalaron precioso cierre a través del vaporoso "The racecar driving home" absolutamente mágico. La caída del cartel de LOW los convirtió en sus sustitutos improvisados y repitieron actuación al día siguiente.

JAVIER BECERRA.

THE POSIES

Su sonido supuestamente efectivo e inmediato, sus canciones cortadas todas ellas por idéntico patrón, su manera de exprimir un estribillo hasta el bostezo y su actitud de buen-rollito-mirad-qué-bien-nos.lo-estamos-pasando en directo (y en disco) me aburre sin piedad y si estos nuevos Posies no me han convencido en su teórica edad dorada, dudo mucho que lo hagan en su enésima reencarnación. Hasta ahora me parecen un ladrillo de mucho cuidado y un grupo completamente sobrevalorado que no logro entender cómo gusta tanto. No ocurre así con su fiel parroquia, sin duda el público más eufórico de la fiesta de presentación. JB.


THE AVALANCHES DJ´S

No les vi "en vivo", pero su sesión en la fiesta de presentación me supo a fraude. Parecían los típicos anglosajones de borrachera por España (un maromo y una tía que debía ser la novia de alguien bailaban junto a la mesa sin ningún glamour). Comenzaron con un set de música negra y hip hop (Missy Elliot y cosas así) que provocó la indiferencia del público y el aplauso de los "entendidos". Al menos hasta que se invirtieron los términos y se dedicaron a pinchar SAINT GERMAIN ante el júbilo general. Quizás hartos de ser tan convencionales, decidieron meter silencios deliberados en medio de "Bizarre love triangle". Y, vamos, o lo pinchas o no lo pinchas, pero no lo destroces de esa manera. En fin, que todos nos habríamos divertido más, yo qué sé, con Juan de Pablos o Fernandisco.

DAVID TINGUGI.

VIERNES


GASCA

De las escasas sorpresas que ha deparado el pop español de última generación. Quizás deudores en exceso de FAMILY, aunque con añadidos que remiten al sonido Manchester (especialmente NEW ORDER y JAMES). A pesar de la hora (cuatro y media de la tarde) y de algunos problemas de sonido, hicieron un concierto excelente. D.T.

NACHO VEGAS

Una pequeña decepción inesperada. Lo que en disco es densidad y fusión, en directo fue dispersión. Nacho Vegas no es dueño de voz ilimitada y la altisonante exhibición de ésta como protagonista en su actuación le hizo flaco favor. Quizá sea su empeño por que se entiendan sus letras, pero, en opinión de muchos, el conjunto gana si su voz se ve arropada entre la música y no, a la intemperie sobre ella, dando la imagen de una pieza que no lograba encajar dentro de su puzzle musical exquisito. Lástima, puesto que su excelente debut en solitario es, de largo, uno de los mejores trabajos publicados este año. JB.

CHUCHO

Cada concierto que les veo suenan mejor. Sobre el escenario grande, demostraron que no tienen por qué tenerle miedo a las audiencias masivas ("Ya lleno estadios con mi voz", canta Alfaro en algún momento de "Los diarios de petróleo"). Fueron alternando temas (cinco de cada) de este álbum con los hits imprescindibles, comenzando con "Un ángel turbio" y terminando, por supuesto, con "Magic". Hoy por hoy, el mejor grupo español en directo y, pese a quien pese, a años luz por encima de LOS PLANETAS, al menos en esta modalidad. DT.

PIANO MAGIC

Antes de empezar su actuación , los responsables de Green Ufo´s nos anuncian que el concierto va a ser un poco especial: habían perdido parte de los instrumentos en el avión y, a pesar de ello, iban a tocar igual aunque su set se iba ver reducido. Pues uno, que era la primera vez que los veía en directo, no sabe ya como serán en condiciones más afortunadas, porque lo presenciado fue uno de los momentos más intensos del festival. Con "Blood & Snow", "Pawsword" o "The Canadian brought us now" (oh!) hicieron levitar y la carpa fibclub se convirtió en un invernadero de emoción por parte de un público absorto que llenó de sudor sus atmósferas abstractas, sus guitarras etereas y sus delirantes finales de electricidad servida a chorro. La semilla de SLOWDIVE sigue vigente. Alucinantes JB.

ASH

Por momentos resultan divertidos, pero en este FIB, no sé si porque estaba mal situado o por qué demonios, me sonaron como el culo. El peor concierto del festival. DT.

THE DIVINE COMEDY

A Neil Hannon nos lo han cambiado: ha guardado los trajes en el armario y parece que se ha olvidado de "Casanova", disco del que sorprendentemente no tocó ni un solo tema (¿será que el matrimonio ha anulado su lado más pícaro? ). Huyendo del "concierto festivalero" nos ofreció un repertorio relajado, dosificado hits ("Daddy´s car", "Generation sex" ) y alcanzando su mejor momento curiosamente con su tema más vilipendiado "Sweeden" . Hubo muchos que se sintieron decepcionados ante la ausencia de temas esperados como "Something for the weekend" o "Become more like alfie", pero en mi opinión, el balance es de lo más satisfactorio (¡qué bonita "A perfect lovesong"!). Neil sigue enamorado de nuestro país: su "!Viva España!" final lo corroboró. JB.


JAMES

Teniendo en cuenta que ya los había visto en el Brixton Academy de Londres, abarrotado, presentando aquel "Best of" (formidable concierto) se me hacía muy difícil pensar que su concierto en el FIB pudiera superarlo. No lo hizo pero, a pesar de todo, fue para mí uno de los 3 mejores del festival (en los otros 2 -PJ HARVEY y BELLE & SEBASTIAN- no creo que haya réplica por parte del staff-). Son muchas las razones por las que pienso que el grupo de Manchester sigue siendo uno de los más infravalorados del mundo. En directo mostraron su oficio como banda para festivales. Tim Booth, con sus bailes epilépticos, es un frontman de carisma comparable al de Michael Stipe. Las canciones del reciente "Pleased to meet you" (¡qué buena "Getting away with it"!) sonaron a gloria, y qué decir de los clásicos: cayeron "Laid", "Sometimes", "Born of frustration", "She´s a star".... Sorprendentemente, "Sit down" fue esta vez la penúltima canción, dejando el cierre para la enorme y catártica "Ring the bells" (no sé por qué, el final de "Sleep the clock around" de B & S me sigue recordando al final de esta canción, aunque más contenido). Reclamo justicia para JAMES ya. DT.

THE AVALANCHES

Los australianos montaron el mayor espectáculo del escenario electrónico con su avalancha de trozos de otras canciones y ritmos caóticos. La suya fue una actuación con auténtica actitud punk (¿el háztelo tú mismo tendrá algo que ver con el recorta y pega?) donde un sonido saturado y cargante se acompañaba de la imagen de cinco seres humanos enloquecidos aporreando instrumentos y haciendo calvos a un sorprendido público que no sabía si bailar o no. Curiosamente las canciones no se alejaron mucho de su forma en el disco lo cual nos hace sospechar que esta gente se trae muchas cosas grabadas de casa. Si se preocupasen menos de hacer el payaso y más de adaptar su sonido al directo me hubiera gustado más su actuación. He de reconocer que no soy un gran fan de los australianos y he comprobado que hasta a los que sí lo son les resulta difícil escuchar el disco de un tirón. Creo que le vendría bien al grupo buscar un poco más de orden en las piezas de ese rompecabezas musical que manejan.

ANXO CUBA.

HOOVERPHONIC

Su disco tiene atmósferas que me llegan a recordar el cine de Lynch y Cronenberg, pero en directo evidencian tics demasiado rockistas, lejos de la electrónica oscura sugerida en estudio. A cambio, las caderas y los contoneos de Geike Arnaert consiguen captar la atención. El inicio del primer bis, con un amago interruptus de "Je t´aime moi non plus", tiene su gracia pero la pierde en cuanto te das cuenta de que lo hacen en todos los conciertos. A pesar de estos peros, me parecen buenos. Sobre todo porque es el típico grupo-demasiado-accesible, de esos a los que los críticos nunca van a tener en cuenta. Ellos se lo pierden. DT.

SABADO

EXPERIENCE

Un momento: orgía de ruidismo y Michel Cloup gritando repetidamente "Le Experience, le experience, le experience". Una reacción: uno de sus numerosos fans franceses sube al escenario con una bandera y se convierte en un improvisado animador. Un recuerdo: la monumental actuación de DIABOLOGUM en el 97. Una realidad: EXPERIENCE en directo son un rodillo ante el que no puedes quedar indiferente. Un deseo: que ese concierto que dicen se va a celebrar en Vigo sea una realidad. Una conclusión: impresionantes. JB.


FRANCOISE BREUT

"¿Por qué tiene que ser este concierto ahora?". "En las fotos es mucho más guapa". "No, lo que pasa es que vaya peinado que se trae". "Cuando se termine, dame la mano y tiramos para adelante, que quiero verlos en primera fila". "Dios mío, ¡vamos a ver a Belle and Sebastian!". "!Ah! Esta sí que la conozco, es de su primer lp, es muy bonita". "Estoy nervioso, no puedo concentrarme y, aun por encima su nuevo disco no lo he escuchado". "No dejes colarse a ese jetas, llevamos aquí desde las 5:30". "Alex nos dice que nos hace sitio delante"." Mira, David está ahí, no podía faltar". "Me voy a morir de emoción, todos los de Coruña que no vinieron se va a morir de envidia". (termina el concierto). "Este va a ser uno de los mejores momentos de mi vida". JB

BELLE AND SEBATIAN

Su única actuación previa en España durante el BAM´96 y ese aura de grupo especial, hizo que éste fuese el concierto más esperado. Antes de iniciarse, la carpa completamente abarrotada estaba ya entregada de antemano y la salida del grupo fue recibida con la mayor histeria de todo el festival. Stuart Murdoch sonrojado no pudo mas que decir un emocionado "Sois gente maravillosa" e iniciar su actuación con "Le pastie de la burguesie". De ahí en adelante todo fueron palmas, gritos, suspiros y alabanzas hacia el que posiblemente sea el mejor grupo de pop del último lustro. Su actitud en el escenario (Stuart luciendo toda su gama de bailes patosos, Steve imitando a ELVIS e Isobel irradiando carisma con su aniñada mirada perdida en el infinito) sorprendió y nos dejó completamente enamorados a todos. Uno se pregunta seriamente quiénes estaban más emocionados ¿ellos o nosotros?, conscientes ambos de que estábamos viviendo una química única. Repasaron su inmaculado repertorio ( "The wrong girl", "The boy with the arab strap", "My wandering days are over", "Woman´s realm"...), dejaron en el tintero su tema más emblemático ("Like Dylan in the movies"), presentaron algunos nuevos y el final con "Legal man" alargado a base de guitarras velvetianas puso todo patas arriba. Dos momentos, ya terminado el concierto (con la gente aún pidiendo bises a pesar de que la música enlatada ya estaba sonando), lo resumen todo para mi: Alex de Fine! completamente extasiado se funde conmigo en un abrazo y grita: "!Somos los mejores!". Luego, veo a David y me dice "¿y ahora quién coño supera esto?". Decíamos que posiblemente junto al de BJÖRK del 98 era el mejor concierto del festival en todas sus ediciones. Faltaba aún, PJ HARVEY. JB.

GOLDFRAPP

Un trabajo como "Felt mountain" (¿el "Dummy" de esta década?) dejaba dudas respecto a su paso al directo. ¿Se lograrían esos ambientes?, ¿no fallarían las voces?, ¿sonarían, dentro de la dinámica de un festival de verano, extremadamente frío?. En solo unos minutos quedaron despejadas todas las dudas. "Lovelyhead", "Utopia" o "Paper bag" sonaron a cuarto y mitad de gloria y Alison Goldfrapp descalza, derrochando glamour y magnetismo en su papel de femme fatale, nos producía escalofríos cada vez que desdoblaba su voz en registros imposibles llenando el fib de lujuria, decadencia y tenebrismo emocional. JB.


MOGWAI

Decía Guillermo Z. del Aguila en las páginas del periódico del Fib que un concierto así hay que vivirlo, no contarlo. Y yo le doy la razón, pero para quienes no estuviesen allí decirles que el trono del rock (dejémonos de prefijos ridículos) más abstracto y experimental pertenece a MOGWAI por derecho propio. Al contrario de su actuación del 98, en esta ocasión no sólo nos mostraron su maestría para sobreponer sobre sus característicos muros de ruido capas de intensidad a golpes de guitarra, sino que a mitad de concierto una inmensa lectura de "2 Rights Make 1Right", una de las canciones más enormes del año, acompañada por instrumentos de cuerda, creó una nube de belleza entre lo místico y lo ensoñador tan emocionante como inenarrable. La cópula entre SONIC YOUTH y SPACEMEN 3 sigue alumbrando hijos alucinantes que se empeñan en redimensionar lo aprendido de sus padres. Nosotros encantados. JB.

MERCURY REV

Me encantaron hace dos años, pero esta vez me defraudaron. Sonaban como a bajo volumen y demasiado convencionales, sin llegar a alcanzar las atmósferas oníricas y alucinatorias de "Deserter´s songs" y el flamante "All is dream". DT.

AN DER BEAT

La sesión de David Nicolau llegó horas después de lo previsto y cuando nadie se lo esperaba. El factor sorpresa convirtió la sesión del catalán en una auténtica bomba para los ánimos de los presentes, que se entregaron frenéticamente al baile unidos por ese halo de buen rollo que se consigue enlazando músicas tan cálidas como el house y el funk. Los samplers de James Brown pusieron la guinda a un pastel compuesto por lindezas como Knuf o The return. Los ritmos que escupian los vinilos de AN DER BEAT no dejaron indiferente a nadie y tuvieron un efecto absolutamente infeccioso entre los presentes. La progresión y la mezcla de los temas fue impecable no decayendo en ningún momento.

Ver a AN DER BEAT es una de las experiencias más intensas y hedonistas que puedas tener. En mi opinión más incluso que ver a su supuesto maestro FATBOYSLIM. AC.

MANIC STREET PREACHERS

Lo que en Festimad me pareció un concierto excelente (era fácil, compartían cartel con bodrios como Sliknot o Mudvayne) aquí me pareció un fraude, quizás también por comparación. En todo caso, soltaron menos hits y más canciones del flojo, flojo "Know your enemy". Nicky Wire estaba bastante pasota y casi todo el protagonismo recayó en el cada vez más moñas James Dean Bradfield, quien, por cierto, anécdota, dedicó un "The everlasting" acústico a Víctor Lenore (que en el libreto del festival comenzaba su artículo sobre los Manics diciendo que era un grupo a punto de desaparecer). Quizás poseído por su Gibson, hizo un rato de Slash tocando el riff inicial de "Sweet child o´mine". Un tío sin complejos, vamos. Se salvaron por lo de siempre, por "You love us", "A design for life" y "If you tolerate this". Y no por "Motorcycle emptiness", que una y otra vez se empeñan en joderla en directo (¿por qué no alarga el "emptiness" como hace en disco?). DT.

ETIENNE DE CRECY

Tras la sesión de AN DER BEAT, el francés Etienne de Crecy se encontró con un público sumergido por completo en la vorágine del baile desenfrenado , lo cual podría haber sido aprovechado por él para realizar una sesión efectiva y complaciente ante tan entregada concurrencia. Pero no lo hizo. Prefirió comenzar con la sugerente "relax"(perteneciente a su último trabajo Tempovision) convenientemente alterada y convertida en un crescendo suave que nos introdujo de lleno a todos en las cálidas aguas del deep house. Aguas en las que navegamos gustosamente a lo largo de casi toda la sesión de casi dos horas. He de reconocer que nunca había escuchado una sesión del creador de obras clave como Superdiscount o Motorbass pero me ha demostrado que su talento como dj es comparable a su faceta de productor y creador. A pesar de no poseer una técnica magistral (de hecho tuvo un par de problemillas con la aguja) su criterio y gusto en la elección de los temas fue de lo más exquisito del pastel electrónico del FIB, consiguiendo admirablemente mantener un ambiente totalmente cool ante una masa humana sudorosa que se pasó toda la sesión bailando. Porque la sesión, a pesar de sus diferencias con la de AN DER BEAT, fue totalmente bailable, sobretodo momentos como Am I wrong del propio De Crecy. Incluso se permitió el lujo de pasar casi por completo del repertorio de Motorbass y del gran hit Prix Choc, que algunos hechamos de menos. Cabe destacar también su cambio de actitud, ya que al principio se mostró muy serio y preocupado por los problemas técnicos para poco a poco ir soltándose influído por el entusiasmo del público , incluso acabó trayéndose a un amigo a bailar en la cabina. En definitiva, una impresionante sesión capaz de levantar el ánimo y hacer olvidar el cansancio a cualquiera. AC.

DOMINGO

ÉLENA

Quizás estarían mucho menos valorados si no fuera un grupo-formado-por-críticos (ya se sabe lo que es el corporativismo). Suenan bien, con esas reminiscencias de COCTEAU TWINS y tal, pero eso ya lo hacían ALIAS GALOR, lo hacen ahora MONOTONE, y todo el mundo pasa de ellos. Calidad pero fría, con esa leve impresión de que la pose está por encima de las vísceras. DT.

DEATH CAB FOR CUTIE

Acojonantes. Los autores de mi disco favorito del año sorprendieron con un directo que lo sobrepasa en electricidad, desgarro y poder emocional. Ya sabía de sus magníficas letras, pero estos chicos feos, antiglamurosos y viscerales me tenían oculta su tremenda intensidad escénica. Si en disco los comparaba con SEBADOH, en directo me recordaron a tótems como HÜSKER DÜo BUFFALLO TOM. DT.

TAHITI 80

Lo menos francés de entre todos los grupos franceses que se han pasado por el FIB. Simpáticas coreografías, líderes gemelos que se parecen al gordito de YO LA TENGO y pop variado y así como de buen rollito. Todo ello, y al contrario que SIDONIE, sin necesidad de quedarse en calzoncillos. DT.

DAR FUL FUL

A ver. Hay muchas cosas que me gustan de DAR FUL FUL, pero si tuviera que quedarme con una, esa sería su sinceridad a contracorriente, su absoluta falta de poses. Y lo mejor del concierto, la cara de flipados con la que estaban, sus constantes agradecimientos ante la respuesta del público, sus dedicatorias (a Arturo Humanoid, a la gente que venía de Galicia, a LA BUENA VIDA...). No fue el mejor concierto que les he visto, quizás estaban demasiado nerviosos, pero por encima de todo estaban los intercambios de cariño: de abajo a arriba y de arriba abajo, y, claro, las canciones: "Abril", "La belle age", "Alma de tergal", "En soledad", "Noches entre rejas", "El artista adolescente"... Por primera vez existe un grupo gallego en la cima creativa del pop estatal, un grupo del que nos podemos sentir orgullosos y al que podemos amar a rabiar. Y yo ya tengo mi camiseta. DT.

RED HOUSE PAINTERS

En el Fib´98 me sucedió lo mismo. La banda de Mark Kozelek, uno de mis grupos favoritos, no consiguen trasmitirme lo mismo en directo que en sus discos. Intento meterme en sus canciones pero al minuto me despisto, miro de lado a lado y lo vuelvo intentar sin resultado. ¿Fallo yo o fallan ellos?. La verdad es que el sol, el sudor, las bermudas y tener a un montón de tertulianos improvisados charlando a mi lado (hay veces que uno desea a algunos la peor de las torturas imaginables) no creo que sea el mejor contexto para disfrutar de la tristeza, el intimismo y la desolación. A veces ("New Jersey" fue lo mas cercano a la complicidad) casi lo consiguen, pero la apática sensación global se vio más acrecentada todavía sabiendo que en el escenario Fibclub los deliciosos DAR FUL FUL se habían consagrado en directo. Por favor que los traigan a mi ciudad. JB.

ELLOS

Ya se sabe: son pura imagen. Ese mismo día, Guille Mostaza aparecía en la página 3 del Fiber compartiendo fotón con un despistado Jarvis Cocker que, a buen seguro, se estaría preguntando quién demonios era ese tipo. Punto a agradecer: que se hacen acompañar de otros músicos sin recrearse en el minimalismo "voz-tecladito", y que Santi Capote (¿serán nombres reales o se los han inventado?) me hace gracia con su pose de músico-efectivo-pero-con-cara-de-palo a lo Chris Lowe. Aunque usar la palabra "músico" tantas veces ya me parece excesivo. En fin, con tanta posturita y tanto mamoneo, el tal Mostaza revela la cantidad de horas que ha tenido que pasarse ante el espejo. Odio su peinado, su corbata y sus chapitas, y odio que "Diferentes" se me haya pegado. Para el año que viene, a ver si hay cojones de traer a Sonia y Selena, que al menos nos reiremos más. DT.

CIELO

Mario y Cocó (antes Silvania) vuelven a su adolescencia y se embadurnan de OMD, SOFT CELL y el tecno-pop de la movida madrileña (semi-plagio de "Enamorado de la moda juvenil" incluido) en un proyecto sorprendentemente retro viniendo de personajes como ellos tan ligados a la vanguardia electrónica. Con una imagen sugerente, bailarina incluida y, como siempre, entre lo snob y lo genial, aunque mucho menos pretenciosos que en sus proyectos anteriores, demostraron a una buena parte de la hornada tecno-poppie actual que se pueden hacer buenas canciones, divertir y divertise sin simular ser un púber de 8 años ni hilar estupideces a golpe de pt-20 . Un dato: al terminar su actuación fui al stand de Elefant a comprar su single y ya estaba agotado. Quizá sea este su momento. Me alegro. JB.

BIG STAR

Alex Chilton y los Posies tocando los temas de BIG STAR. En los momentos previos a su inicio sentía escalofríos de solo pensar que tendría a unos metros de mi a Alex Chilton revisando un repertorio que vale su peso en oro. Una vez sonado "Thriteen", tan apática, tan falta de brillo, como si unos aficionados la estuviesen tocando para unos amiguetes, me moría de rabía. Los Posies miraban con reverencia buscando la aprobación de su maestro y este visiblemente molesto, con maneras de divo y obsesionado con un cámara que supuestamente le molestaba, ni tan siquiera les correspondía. Prefería mirar al vacío consciente de que lo que estaban protagonizando era un concierto que no estaba a la altura de la tradición y la leyenda que el nombre de BIG STAR lleva consigo, más bien lo que ofrecían era una suerte de ensayo (hubo momentos en los que incluso les llamaba la atención por el micro) que no deberían tener la desfachatez de llevarla a cabo en un escenario y que, sinceramente, provocaba vergüenza ajena. Tocar "Don´t lie to me", "September gurls", u "O, Dana" así debería estar penado. Sin duda la gran decepción del festival. JB.

PJ HARVEY

Orgásmica. Sí, sucia, violenta, sexual, desgarradora, agresiva, castigadora... van a ser adjetivos que no cesarán de repetirse entre las crónicas de este concierto, pero por encima de todo lo que demostró PJ es que en el rock contemporaneo no existe nadie capaz de hacerle sombra sobre un escenario. Nadie. Lejos de la frialdad de su anterior comparecencia en el fib´98, "Angelene", " Down by the water" (en la que parecía la serpiente misma del paraíso agitando las maracas con un desdén demoníaco), "Men size", "This is love" o "Big Exit" sonaron filo de cuchillo, a experiencia sobrenatural, a rock desafiante. Del que provoca, del que pervierte, del que incita a una orgía de pasión. Mirarla era desnudarla con la mente, ser víctimas de una mantis religiosa que convertía cada uno de sus movimientos en una llamarada sexual y que finalmente nos devoró con una volcánica revisión de "Rid of me", ejecutado a lo "4-track demos", es decir ella con la única compañía de su guitarra, y con la complicidad de un público completamente extasiado (y es que verla así y oír cosas como "relame mis piernas/ estoy ardiendo" convierte el pensamiento en pura excitación), que pasará al libro de los grandes momentos del Fib. Nunca estuve tanto tiempo con los ojos fijos en alguien, preso de un magnetismo casi animal. Nunca me sentí tan insignificante como en esta ocasión. Nunca estuve tan seguro de a quien es la más grande de todas. A su lado todos son/parecen mediocres. JB.

PULP

Cuando se dice que Jarvis Croker canta con cada parte de su cuerpo no se exagera en absoluto. Ese torbellino largirucho y miope, víctima de un continuo electroshock de glam de baratillo y pose kitch, empezó sin concesiones a través de un ralentizado "Common people" que una vez explosionado convirtió el Fib en un auténtico terremoto de pop. A pesar de ser su primera actuación en Benicássim, dejó de lado imperdonablemente "Babies", "Razzmatazz" o "Do you remember the first time?", pero no hizo miramientos a recurrir a "Underwear", "This is harcore" o "F.E.E.L.I.N.G.C.A.L.L.E.D.L.O.V.E" (ambas inmensas en directo) o, inevitable en un festival, "Sorted for e´s & wizz". Respaldado por una banda solvente que echa por tierra el tópico de que las bandas británicas no cumplen sobre las tablas y con un dominio total del escenario, presentó algunas de las canciones de su próximo trabajo (atención por que por lo escuchado puede que estemos ante uno de los discos del año) y menos mal que no se le ocurrió terminar con "Disco 2000", por que uno, atrapado en el fanatismo de las primeras filas, quizá no lo podría contar. Un gran concierto cuyo impacto hubiese sido mayor de no haber sido precedido por la sobrenatural exhibición de PJ acontecida previamente. JB.

ORBITAL

Los hermanos Hartnoll volvieron a demostrar que tienen uno de los mejores directos de la escena techno mundial. La suya es una trayectoria lo suficientemente dilatada como para crear un complaciente set a base de grandes hits que son auténticos clásicos de la música electrónica. Pero no nos olvidemos de que también debían presentar su último disco "The alltogether", para mí toda una obra maestra sólo superado por "Snivilisation" e "Insides". Así, abrieron fuego con "tension"(también la primera del disco) y fueron desgranando prácticamente todos los temas del disco (he de decir que me decepcionó la ausencia de "waving not drowning" pero creo que pasaron de llevar las guitarras enlatadas). En todos los temas demostraron que lo suyo no es la reproducción mimetica de efectos del disco sino que crean un sonido siempre distinto e increíblemente natural, acelerando y variando los temas según la respuesta del público. Público con el que conectaron desde el principio con una actitud jovial y sincera.

Una de las características principales de su sonido fue el hecho de dejar las voces prácticamente de lado, utilizándolas para subrayar como otro sonido más pero saltándose las estrofas y distorsionándolas hasta el infinito. Esto es coherente con su costumbre de no llevar sonidos enlatados sino crearlos en directo.

El único fallo que le encuentro a este concierto es que no lo hayan planteado con la coherencia de una sesión, de hecho eran numerosos los silencios entre temas o los temas lentos y depresivos después de los grandes hits bailables. En este mismo sentido tampoco llevaron a cabo ninguna de sus míticas y bizarras mezclas como la que solían hacer de BON JOVI con "halcyon+on+on". Además no me gusta que olviden por completo el "Snivilisation" en directo y den cabida por ejemplo al tema de Spawn. En general adoptan un tono más acelerado y rockista y huyen de los sonidos más lentos y atmosféricos aunque supongo que eso es lo que la gente quiere en un festival y al fin y al cabo siguen siendo ORBITAL y eso ya es mucho decir. AC.