Siempre ocurre en las tardes lluviosas, la vida nos sorprende, unas veces y de forma milagrosa nos alegra la vida y otras veces caprichosa lo hace poniéndonos un puntito triste en nuestras vidas. Tristemente nos acordamos mas de los momentos tristes que de los alegres.

Ayer el autor de estas lineas estaba sentado en un Starbucks , cadena de cafeterias en USA donde los granos de café son tristemente maltratados, cuando repentinamente mis ojos se pararon en una breve noticia en la seccion de cultura del Seattle Times, “The Clash’s singer, Joe Strummer, was affected by heart attack and he’s dead”, 50 años, medio siglo de rebeldia y sólo segundo en el reloj de Dios. El café me supo mas amargo que de costumbre, ese puntito melancolico volvia a mi vida, Joe se va también.

Tuve la fortuna de escuchar por primera vez la voz de Joe Strummer en 1990 en una de esas tardes lluviosas de mi ciudad. Por entonces mi vida discurria entre mis estudios y el deporte. Supe de los Clash repentinamente en un viejo minibus, mi equipo jugaba otro partido y nos tocaba movernos de nuestro pabellón. Para intentar amenizar el viaje, un companero se las habia arreglado para convencer a su hermano mayor, y al chofer, y silenció el motor del autobus con la cinta del album Sandinista de los Clash.

Mi vida en aquel tiempo giraba entorno al baloncesto y a las muy importantes cosas que entretienen la vida de un adolescente, haciendola cuando menos importante. Desde ese instante se hizo de obligado cumplimiento hacerle un hueco para los Clash.

Yo que me habia perdido por poco la “movida”, recogiendo solo las migajas que Rosendo, Loquillo, Glutamato Ye-Ye, Nacha Pop, Alaska, Radio Futura … me habian dejado, y tambien me habia pasado de largo la cultura Punk, me refugié en esa parte maravillosa que tiene la música, esa parte que denota su falta de horizonte temporal, la música es para siempre y del mismo modo se deja escuchar en cualquier momento.

Y asi fue como poco a poco entro John Strummer en mi vida. Viejos elepes, nuevos cds, recortes de periodico y un libro biografia de los Clash, ocupan ya y espero que para siempre un lugar fijo en mi habitación.

Los Clash nos dejaron posiblemante uno de los mejores albumes de los años 80, London Calling, aunque Joe reiterara continuamente a la revista Rolling Stone que salio a la calle en el 79. Este doble elepe, con la foto de portada de Joe destrozando una guitarra electrica, es para algunos el mejor exponente del Rock Urbano de los 80. Siempre le deberé algo al hermano de mi amigo por brindarme la posibilidad de escucharles. Años mas tarde en el 92, la masa de las grandes listas de ventas sabría de ellos por su exito en las listas Should I stay or Should I go?, este vino de la mano de un anuncio una conocida marca de vaqueros y destrozo nuestros estereos con su mezcla de english-spanglish.

Pero hoy mi alma no esta triste por el olvido de los Clash, lo esta por el recuerdo de Joe.

Podría citar cosas que le hicienon ganarse a pulso un sitio en la música, pero solamente quiero enumerar aquellas que dejaron algo de él en mi, viene a mi memoria su negativa a que los Clash estuviesen en las listas de superventas. Un motivo de protesta contra las emisoras de radio tipo 40 principales que pinchan canciones siempre bajo demanda de las multinacionales y prefabrican canciones para todas las estaciones del ano.

Sus innumerables problemas con la discográfica, fue duro para los Clash estar bajo el sello de una multinacional, pero esta siempre les permitio hacer lo que ellos quisieron, The Clash fue uno de los pocos grupos que pudieron sacar un doble elepe al precio de uno solo (London Calling) e intentaron lo mismo con un triple elepe (Sandinista).

Sus problemas en la banda, Los Clash posiblemente fue uno de los pocos grupos pioneros del Punk que no se autodestruyó, Joe guiaba el grupo junto con Mick Jones y juntos tuvieron que hacer frente a serios problemas del bateria del grupo con las drogas, el alterego de los componentes, disputas internas...

Problemas tambien con los fans, puesto que ellos intentaron, gracias al cielo con exito, no quedarse anclados en el Punk y repetir una y otra vez los mismos temas, para hacer eso ya estaban los Sex Pistols con todo su merchadising…

Pero es su pasion por Espana, su gente y sus tradiciones, y muy especialmente la bella ciudad de Granada, donde contemplaba la Alhambra y leia la poesia de Federico Garcia Lorca, lo que mas destaco de el. Y fue tambien en el ultimo enclave arabe donde Joe Strummer produjo uno de los discos de otro de mis grupos espanoles favoritos, 091.

Algo que no quiero olvidar citar acerca de Joe, es la forma en la que escribia las letras de sus canciones. Canciones con letras llenas de protestas, sin tapujos, siendo muy claro en su mensaje, usando la música como vehículo de protesta de las injusticias de nuestro mundo, tal denuncia convirtio a los Clash en un grupo sin grado intermedio, o los odiabas a muerte o los defendias de la misma manera.

Mas alla del Punk tuvo otra manera de entender la música,y asi con los Clash compuso temas que se podrían catalogar como Punk, r’n’r, rock urbano, pero tambien como Pop, Reggae, Hip hop… Fue esa variedad la que me hizo interesarme por su música, y mojado por la lluvia y por las ganas de llorar, agradezco la oportunidad de oir tu voz grabada, hasta siempre Joe Strummer.

ALEX GARRIDO